Comentarios Recientes

0
Fausto García

Fausto García


Sudando la gota gorda en el Gran Teatro del Cibao


  • 25.11.2018 - 05:22 pm

La vida y sus cosas son de forma y de fondo.  Lamentablemente, hay quienes pierden el fondo, por estar guardando “las formas”. (Fausto García).

En el 2010 produje un artículo denominado “GRAN TEATRO, ¿DE CUAL CIBAO?”, el cual mereció un desmentido público de la entonces directora Gina Rodríguez, que al día de hoy no he entendido, pero que ella tenía derecho. De allá aquí, la verdad es que aun cuando ha habido un par de años con sequía, ha llovido mucho.  No obstante, los predios por el Gran Teatro del Cibao siguen áridos, no se han mojado, es decir, que las cosas siguen no igual, sino peor, y no me refiero a nada que tenga que ver con administración, y que por coincidencia hace unos años, dirige otra mujer digna.
   
Me refiero a la planta física en sentido general, su deterioro es progresivo y a pesar del esfuerzo del equipo que dirige, el mismo se acentúa. Me quejaba aquella vez de que los grandes artistas y grandes eventos vienen a Santo Domingo y que, al Gran Teatro del Cibao, vienen muy pocas cosas, amen de que los habitantes de la región no son muy seguidores de la cultura en sentido general.  Actualmente, como muestra está también, la desaparición de las principales galerías de arte y librerías que existían en la ciudad de los 30 caballeros. Sé que atrevidos son los administradores y los artistas que llevan allí a cabo algunos eventos, pues en verdad, no hay condiciones para los mismos, ya que esas salas, sus jardines y edificación principal acusan deterioros y vetustez que imposibilitan el deleite real del público que desafiando tales adversidades se da cita para beber a sorbos algo de cultura en una región preñada de una flora y fauna que invitan al canto y a la poesía. A pesar de todo y para no dejar de mojarme con las lluvias de las pocas aguas que allí caen, he ido desde entonces par de veces a ese lugar que desde sus verjas y jardines debiera esparcir cultura y arte, pero que contradictoriamente, todo luce como si viniésemos de salir de una gran crisis económica o de una revuelta social donde la alegría se convierte en llanto y la vida en luto.
   
Todo a lo interno de dicha obra de arte debe ser cambiado, remozado, actualizado acorde con los nuevos tiempos, capaz de inspirar en los artistas que nos visitan del exterior, confianza y seguridad en presentar sus obras, y que ese lugar por si mismo se convierta en motivador de los ciudadanos de la región para que disfrutemos de todo lo bueno que nos pueden dar aquellos a quienes Dios ha bendecido con esos talentos especiales capaces de hacernos vibrar en lo más profundo de nuestro ser. La última vez que lo visité, fue en la presentación o celebración que hizo el Periódico Camino en su 37 aniversario y que contó con la participación especial y estelar del comediante Cuquín Victoria, quien, con sus condiciones innatas para provocar las risas, hizo reír esa noche del 15 de noviembre de 2018, como dicen los viejos de nuestros campos “hasta los mamando”.  No obstante, a pesar de habernos divertidos en el orden indicado, vale decir que, aunque el zapato era bueno y cómodo, llevaba dentro el clavito que no nos permitía un disfrute pleno, y ese clavito, además de un interior que luce antiguado, apagado y desencantador en su sala principal, era el calor allí presente.  Había quienes estaban sudando la gota gorda, especialmente algunas damas con más de las cuatro décadas de las que canta Ricardo Arjona a la señora aquella. El Gran Teatro del Cibao viene promocionando lo que puede ser un gran evento para la región, por su invitado para el mismo, que lo es el gran poeta y cantautor catalán Joan Manuel Serrat.  No se si las autoridades de dicha entidad se han propuesto, y mucho menos si lo lograrán en caso de haberlo hecho, acondicionar al menos la sala donde se llevará a cabo la función, o si al menos, se asegurarán de que esa noche del sábado 25 de enero del 2019, los aires acondicionados funcionen, a fin de facilitar de ese modo, el disfrute pleno de ese artista y polifacético de todos los tiempos.         

Es y será un reto para todos. No obstante, para los que vayan, por si acaso llueve, no dejen su “barquito de papel”. Para terminar, resalto que no es solamente el Gran Teatro el que acusa serias ancianidades en sus estructuras internas y externas, sino que prácticamente todas las obras destinadas al arte en esta ciudad de Santiago están en iguales y peores condiciones, como es el caso del Centro de la Cultura Ercilia Pepín, ubicado en la Calle del Sol de esta hidalga ciudad. Todo está prácticamente deteriorado, y, sin embargo, el gobierno actual, como cosas que “nunca se han hecho” viene haciendo promesas y promesas de invertir en el remozamiento de dichas obras. Mientras tanto, nos toca ver, entre otras cosas, los millones de pesos que invierte el gobierno en publicidad, para el mismo decir, o sea, el gobierno, que lo hecho por él, está bien. faustogarcia2003@yahoo.com



Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba