Comentarios Recientes

0
Maricela Ortiz

Maricela Ortiz


Somos testimonio de Dios (5 de 5 )


  • 02.03.2021 - 12:00 am

Escena cinco: Desenlace: Revelación mostrada: “Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia. Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.   

Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.   

Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?   

Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.” Hechos10:34-48  

Pedro representaba al contingente judío más conservador, por tanto, era la persona clave para Dios revelarles Su plan de extensión de salvación a los gentiles. Dios sabe cómo y cuándo rodarnos el velo.  

Todos los que creemos en Cristo somos testimonio de Dios, porque Su presencia en nosotros nos confirma Su lealtad. La conversión tiene que ver con creer en Cristo, y al recibirlo, es cuando nos habita; convirtiéndonos entonces, en templo (santuario) para habitándonos un Dios trino. Nadie puede impartir el Espíritu Santo, tampoco, los dones espirituales, porque estos vienen de Dios, y no de los hombres.    

Los judíos no concebían que Dios haya dado arrepentimiento para vida a los gentiles, ni que su Señor sea el nuestro. ¡Bendito sea el Señor que nos salvó!  Vivamos agradecido de Su gracia.  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba