Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Solidaridad con Haití


  • 30.11.2019 - 12:00 am

Haití, empobrecida nación afectada por hambre, pobreza, conflictos políticos, desorden institucional e indigencia, requiere de la solidaridad internacional para superar la problemática socioeconómica en que está sumergida.

Sus habitantes están abandonados y olvidados a su suerte; sobreviven “por obra y gracia de Dios”, como se dice en buen cristiano, porque la existencia se torna cada vez más inhumana.

Una dramática realidad condena a los haitianos a vivir en submundos que se caracterizan por desempleo, promiscuidad, penurias, precariedades, delincuencia, narcotráfico e insalubridad.

Ante ese tétrico drama la comunidad internacional no puede continuar apática e indiferente, por tanto, es preciso poner en marcha una cruzada mundial solidaria con Haití y de ese modo cooperar en la búsqueda de alternativas que generen soluciones a los males sociales y económicos, debido a que los haitianos tienen derecho a subsistir son dignidad.

República Dominicana, país que comparte la isla Quisqueya con Haití, siempre ha sido solidario y ha clamado por la colaboración internacional en aras  del  bienestar social y económico.

Ahora la embajadora de Estados Unidos en República Dominicana, Robin Bernstein, ha lanzado la voz de alerta sobre la profundidad de la crisis haitiana y ha sugerido que todos los países del planeta, empresarios y estados aunen esfuerzos, energías y voluntades en aras de propiciar programas que permitan resolver las dificultades que trastornan la vida de la población.

Para la diplomática es imprescindible que la Unión Europea y el empresariado  se sumen a los proyectos que impulsan República Dominicana y Estados Unidos en  busca de cooperar con Haití, porque es un compromiso trabajar unidos  para  suprimir  el  abismo en que está sumido ese territorio.

Robin Bernstein exteriorizó sus criterios al exponer ante la membresía de Cámara Americana de Comercio, en el contexto del almuerzo que cada año organiza esa institución

Como parte de sus propuestas e inquietudes, la embajadora estadounidense abogó por un diálogo universal, a fin de definir políticas eficaces con el objetivo de coadyuvar con la solución de los trances que gravitan en la sociedad haitiana.

Y tiene mucha razón la diplomática, porque sin la intervención del mundo, en especial de las potencias políticas y económicas, los aprietos que padecen los haitianos no serán resueltos.

Hay que auxiliar al pueblo haitiano, respetando su autodeterminación, para la construcción de la democracia y el crecimiento sustentable por la tranquilidad de los millones de personas que pueblan en Haití.

Que se promueva, pues, una solidaridad mundial por el bien común y la felicidad de los haitianos.

Cultura de la paz

¿Qué es la paz? La pregunta nos asalta a la luz de los conflictos que inquietan a varios pueblos de América Latina y el Caribe, en los cuales la violencia socava la tranquilidad de la población.

La paz es la garantía de estabilidad, sosiego, equilibrio y felicidad de la gente, por eso hay que luchar por la quietud espiritual, social y económica de la humanidad; eso promueve la Universidad Tecnológica de Santiago, UTESA-Sede, en la Semana de la Paz 2019, la cual concluye este sábado.

Todos, entonces, deben comprometerse con la construcción de la paz.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba