Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


Si yo fuera el presidente


  • 24.11.2020 - 11:11 am

Si yo fuera el presidente:

Prestaría atención al clamor popular, es en ese entorno donde se dan mayores manifestaciones de realidad, siendo al mismo tiempo, el sector donde más votos se obtiene.

El gobierno está en una línea de fuego, situaciones inesperadas están siendo el plato diario, algunas de las cuales no es que sean malas, sino contradictorias.

Entramos a los cien días de un mandato y la verdad sea dicha, no podrían juzgarse como negativos, aunque las quejas populares aseguran que el cambio anunciado, no ha sido como se esperaba.

Por lo mismo de aquellas actuaciones incompatibles con lo prometido, la gente empieza a mostrar preocupantes señales de desesperanza.

Un eslabón de la cadena de quejas lo constituye el desconcierto ante nombramientos de familias enteras, el presidente haciendo caso omiso, ha continuado ocupando altísimos cargos con clanes familiares de su partido.

Nombramientos en puestos claves y otras acciones extrañas, hacen que mucha gente se pregunte si el gobernante está siendo consciente de lo que dichas ejecutorias podrían significar.

La idea no es criticar al gobierno ni al presidente, sino sopesar los reclamos diarios tanto en opiniones bajo firmas muy autorizadas, como en voces del propio pueblo, las redes sociales son un reflejo, a pesar de la certeza de que en ellas pueden encontrarse las ideas más descabelladas, hay que reconocer que también se vierten opiniones sensatas sobre la situación.

El presidente ha establecido la costumbre de irse los fines de semana a determinada provincia a comprobar personalmente las obras necesarias ¿Símil de las visitas sorpresas de Danilo? En cada lugar visitado se prometen grandes obras, es válido que el propio mandatario, observe sin que le cuenten las necesidades más acuciantes.

Si yo fuera el presidente:

Habría aplazado la construcción de aeropuertos, carreteras, hospitales, obras muy necesarias para ejecutar otras acciones que además de urgentes tienen un componente altamente humano.

Todos los gobiernos ofrecen cambiar la realidad de la gente que vive en la pobreza más extrema, ningún gobierno sin embargo, ha hecho nada por rescatar a esa cantidad de familias cuyas vidas se ponen en peligro varias veces al año por las habituales condiciones climáticas.

Con lo único que cuentan estas personas es con su cuerpo como escudo ante la violencia de ciclones o tormentas, ancianos, niños y adultos que mueren aplastados bajo los muros de viviendas abatidas por inundaciones o vientos, así de frágil es el lugar que habitan.

Si yo fuera el presidente:

El primer fin de semana me lo habría pasado en las márgenes del Ozama, palpando en vivo el caos y la desolación en las que respira una cantidad de gente y no cabe dudas de que ellos habrían hecho cualquier cosa por dar de comer al presidente la mejor comida y habrían elegido la cama mejorcita para acostarle.

Quien dice el Ozama, dice Isabela o cualquier otra área de las muchas infrahumanas que forman ese contraste cruel establecido entre los barrios de ricos y las áreas que forman un cinturón miserable que nos define como país sin conciencia hacia los necesitados.

En cada provincia dominicana existen los llamados cinturones de miseria que rodean las lujosas construcciones habitadas en muchos casos por los políticos inclementes que agrandan su fortuna amparados por el voto de los pobres.

Si yo fuera el presidente:

Haría un gobierno diferente a todos, empezando por adecentar la vida de tantos dominicanos que viven sumidos en el abandono gobierno tras gobierno, habría sido la mejor manera de pasar a ser un presidente clase aparte desde el sentido más humano, ese pudo haber sido el verdadero y auténtico cambio.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba