Comentarios Recientes

0
Domingo Caba Ramos

Domingo Caba Ramos


Si yo fuera consejero de David Ortiz…


  • 30.05.2020 - 12:00 am

Al exastro de las Grandes Ligas, David Ortiz, lo admiro por varias razones: por su luminosa trayectoria atlética, por su humildad y por noble corazón o prácticas de solidaridad con los más necesitados. Sin embargo, entiendo que sin marginar sus raíces y estilo humilde que lo caracterizan, el llamado Big Papi necesita urgentemente que alguien lo asesore y conduzca por la vía correcta. Necesita que alguien le diga:

1. Que en el ámbito dominicano, estadounidense, americano y mundial, su nombre está grabado con letras de oro en el libro de los famosos y en el de los seres que gozan de mucho aprecio, admiración y respeto.

2. Que las posibilidades de llegar al exclusivo Salón de la Fama de Cooperstown son muy altas.

3. Que por lo antes expresado, él debe saber lo que hace, lo que dice y con quien se relaciona,

4. Que en todo momento debe adoptar un comportamiento muy, pero muy por encima de las minucias.

5. Que debe responder menos, opinar menos y entender que cuando él le responde a cualquier ciudadano, quizás carente de méritos sociales, que lo provoque, sin proponérselo lo está prestigiando y, al mismo tiempo, está creando las condiciones para que resentidos o envidiosos lo irrespeten y se inventen los más turbios infundios encaminados a manchar su imagen.

Por último, al Big Papi le aconsejaría que debe mantener una táctica e inteligente distancia social con miras a evitar problemas y preservar su imagen pública. Y le diría, como siempre lo he manifestado, que la clave de una verdadera comunicación efectiva y del éxito de un auténtico líder, consiste en «Decir lo que no se debe callar y callar lo que no se debe decir…»

¡Oh!, se me olvidaba:

Le diría que urgentemente contrate los servicios de un buen asesor de imagen y que imite las conductas impecables de otras superestrellas dominicanas del béisbol grande, tales como Juan Morichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero. Y le recordaría, finalmente, que los escándalos sociales solo restan, nunca suman.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba