Comentarios Recientes

0
Lidia Melania Emeterio Rondón

Lidia Melania Emeterio Rondón


Septiembre 10: Día Mundial de la Prevención del Suicidio


  • 15.09.2020 - 12:00 am

Aunque el tema no es grato al oído, la realidad implicada no se detiene por ello. El suicidio es una realidad concreta con la que viven y han vivido las sociedades desde hace mucho tiempo. El suicidio es un lobo que devora en silencio, en absoluta  discreción desde el interior de las personas, y de los pensamientos más recónditos que operan como algo tenaz. Aun así, esto no quiere decir que se tenga que vivir, resignadamente con la ocurrencia de estos traumáticos eventos.

Hoy 10 de septiembre estamos ante el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, fecha impuesta por la Organización Mundial de la Salud, O M S, que busca la creación de la conciencia sobre el tema, y las acciones preventivas que deben implementarse. Quizás para muchas personas no sean desconocidos estos datos estadísticos que desde hace un buen tiempo están siendo manejadas por la OMS, y que alertan sobre el asunto de que: ü Cerca de 800, 000 personas se suicidan anualmente.

Por cada suicidio hay mucho más intento o tentativas.

El suicidio es la tercera causa de muerte en jóvenes de 15- 19 años. Probablemente en la actualidad todas estas cifras sean mucho más alarmantes.

Estas informaciones, por lo visto, no causan mayores tormentos a los gobiernos, ni tampoco a la sociedad, pues lo razonan como hechos que siempre, Motu propio, han ocurrido. Este pensamiento carece de una  reflexión y responsabilidad ética frente a estos hechos que responden consciente o no a la penetración, por cualquier vía, de la cultura de muerte que se va anclando en la sociedad en general, y al amparo de la indiferencia ante el dolor humano.

Otra realidad ponderable sobre el suicidio, es que para él no existen excepciones de edad, condición social, ni sexo, y que aproximadamente cerca del 90% de estos sucesos  vienen de los hombres. Entre l0s factores que precipitan el suicidio está la depresión, condición que tiene más de un motivo para hacer acto de presencia. Ella está al asecho de cualquier crisis de salud, familiar, laboral, política, pasional, entre otras. Siendo así, debería ser causa de mayor preocupación en Salud Pública. Se precisa de una declaración de prioridad en Rep. Dom.

Si en estos momentos hay un acontecimiento que posee una carga evidente de efectos depresivos, es el Coronavirus. Aunque no se tengan a manos cifras estadísticas internacionales, no hay que ir muy lejos para saber  que la depresión ha sido causa importante de muchos suicidios en estos siete meses de pandemia. En Dominicana se han producido hasta suicidios colectivos: padres se suicidan o lo intenta, previo a provocar suicidios en sus hijos. Este virus ha multiplicado los factores depresivos que inducen a este pensamiento autodestructivo. Veamos estos ejemplos:

El padecimiento mismo de la enfermedad, y todo lo que ella implica.

Las pérdidas de familiares y amistades cercanas.

Dificultad para acceder a las pruebas  y a medicamentos.

Informaciones constantes y catastróficas  sobre el Covid -19, provenientes de otros países.

Pérdida masiva de empleos sin posibilidad inmediata de recuperarlos.

Reclusión  forzosa y extendida en el hogar .

Pánico, inseguridad y desconfianza generalizada ante la posibilidad del contagio del virus.

El distanciamiento social obligado.

Proyectos personales truncos

Entre otros…

En medio de este patético panorama, el no alcanzar a ver una luz en el túnel que defina en el tiempo esta realidad, hace más pronunciado el estrés, un estrés que puede ensancharse en la medida avanza el pensamiento pesimista y generalizado de que ya “no somos ni seremos los mismos que antes de la pandemia, que todo cambio”. Este conjunto de situaciones adversas conducen irremediablemente hacia la depresión de un número indeterminado de personas.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba