Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Señales promisorias


  • 23.02.2021 - 12:00 am

En la última semana se reportan más pruebas PCR realizadas por las autoridades sanitarias, al tiempo que los indicadores de la positividad del contagio del Covid-19 y de letalidad experimentan una tendencia a la baja, en comparación con la situación preocupante que se presentara en el mes de enero.

También es buena señal el inicio del operativo de vacunación, en el cual las propias autoridades han podido exhibir una efectiva ope­ratividad, que presagia la efectividad en la ejecución del Plan Nacional de Vacunación. Con el anuncio de la llegada de vacunas chinas en más de 700 mil unidades, se asegura la aceleración de la vacunación, pudiéndose abarcar a las demás categorías de la población que contempla el cronograma de actividades.

El país comienza a respirar más tranquilo y confiable, con la esperanza de que en los próximos meses se pueda llegar a controlar la pandemia y sus efectos negativos que han afectado la economía y las actividades sociales de la gente.

Esa es una perspectiva positiva tanto para el gobierno como para los agentes económicos, sanitarios y  para los ciudadanos en general, los cuales han visto cambiar su régimen de vida de semi- confinamiento y de temores frente al coronavirus.

Si el país se encamina por esas perspectivas optimistas, solo falta que en lo por venir la población continúe cumpliendo con los procedimientos aprendidos del uso de las mascarillas, mantenimiento de la distancia social, así como de las normas de higiene del lavado de las manos con jabón y gel antibacterial. 

De mantenerse las restricciones del toque de queda, también la población deberá obedecer ese régimen de tránsito, con lo cual se podrá al final llegar al control de la pandemia en República Dominicana. Sentadas esas só­lidas bases para el retorno a la normalidad post Covid, el país podrá aprovechar en lo adelante las lecciones aprendidas de tan tortuoso proceso de pandemia, especialmente en materia de seguridad sanitaria y de innovación tecnológica aplicada a la educación y a los métodos de trabajo.

¡Qué las autoridades se concentren en esas expectativas!

Otra buena señal

La Justicia a nivel del Mi­nisterio Público y de la Procuraduría, vienen trabajando con sumo cuidado observando el debido proceso, de modo que los expedientes sobre corrupción sean bien sustentados para que no haya excusas para una justicia aplicada con equidad y respetando el buen proceder institucional.

Que la Justicia se comporte con paciencia, profesionalidad y con la debida independencia, son buenas señales de que los casos se tratarán de manera que no haya dudas y no se pueda deslegitimar el proceso.

¡Qué la Justicia se tome su tiempo, pero que haya sanciones a la corrupción!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba