Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Salud mental e incompetencias del Estado


  • 12.10.2020 - 12:00 am

Las enfermedades mentales se han incrementado en República Dominicana y al mismo tiempo desnudan las deficiencias del sistema sanitario para garantizar asistencia satisfactoria a las personas que padecen estos trastornos.

Apena observar en calles, debajo de puentes, parques o en cualquier espacio público a los enfermos mentales  tirados como desperdicios, sin que las autoridades competentes muestren preocupación por esta problemática y su indolencia se convierte en una actitud inhumana.

También preocupa que la población sana desprecie a quienes sufren los efectos de perturbaciones y en vez de solidarizarse se burlan, maltratan y agreden a seres humanos decaídos.

Cada día aumenta la cantidad de pacientes afectados por ansiedad, depresión, hambre, pánico, estrés, trastornos bipolares, esquizofrenia, conflictos psicológicos, desorden de personalidad, entre otros malestares que provocan la demencia; esta  situación  debe enfrentarse con responsabi­lidad y por la protección de la salubridad de quienes han perdido  la razón.

¿Qué hacer para supe­rar la problemática?

Desarrollar investigaciones para identificar las reales causas que provocan el desequilibrio mental, es una alternativa prioritaria en procura de  cuantificar la cantidad de infectados, formular diagnósticos y planificar programas eficaces para aplicar tratamientos adecuados que humanicen al sistema sanitario en favor de los aquejados por deterioro de su salud mental.

Solo así se le dará una respuesta científica a los problemas derivados de los quebrantos de la salud mental, en virtud de ello, se deben destinar los recursos económicos necesarios, emplear métodos científicos basados en la evolución de las ciencias de la salud y la integración de técnicos y  profesionales con competencias en busca de garantizar un ejercicio pragmático de la medicina al servicio de la vida de quienes han perdido sus facultades de razonamiento.

El pasado  sábado 10 de octubre, el mundo celebró el “Día Mundial de la Salud” y LA INFORMACIÓN aprovecha la ocasión para clamar  porque en República Dominicana se elaboren y ejecuten políticas sanitarias efectivas, a través de las cuales se amparen a los enfermos mentales, debido a que son tan humanos como los que disfrutan de salud.

Como parte de un plan orientado a brindar atenciones especializadas, esto es urgente, en los hospitales, policlínicas y clínicas se deben  instalar unidades especializadas dirigidas por psiquiatras y psicólogos, a fin de prevenir, controlar y frenar el auge de las enfermedades mentales.

Y es indispensable una política de Estado, debido a que es la manera de impregnarle carácter   institucional, lo que implica que los diferentes gobiernos den continuidad a los programas por la salud de los paranoicos.

Ni las autoridades ni el pueblo pueden continuar ignorando a los dementes, por el contrario, se requiere que todos los sectores aúnen esfuerzos, sacrificios y voluntades por el bienestar de  quienes están atrapados por trastornos y conflictos que lo distancian de la racionalidad.

Hay que guiarse por  la sentencia de Terencio que reza: “Soy hombre, por tanto, nada  que sea humano me resulta extraño”.

Que se brinde protección, pues, a los enfermos mentales, ya que se debe garantizar su existencia en el contexto de lo humano.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba