Comentarios Recientes

0
Fausto García

Fausto García


“Ruidos que impiden escuchar a Dios”


  • 18.01.2021 - 12:00 am

“El hombre que oculta su pasado se niega a sí mismo” (Fausto García)

Los escritores solo necesitamos lápiz y papel para ponerle mano a la obra.  La tecnología nopodrá sustituirlos. Es el caso del agricultor, que solo necesita la tierra y el machete.   Ellatampoco podrá sustituirlos,   pues   sin  la tierra, ella, la tecnología,   poco   pude hacer para producir alimentos; y el machete, aunque ella no lo use en su versión original, es el símbolodel agricultor por excelencia, que de alguna manera engalana su figura, o bien al cinto, en unbrazo, debajo del brazo, o en fin, en las manos.

El covid-19 se llevó los menús físicos de losrestaurantes, ahora son electrónicos, en código QR. Testificando parte de lo dicho, estando fuera de mi habitad local, aprovecho el portaplato -ahora de papel- de un restaurante capitalino para escribir estas líneas.  Contradictoriamente,como   suele   pasarme   muchas   veces,   estoy   en   un   lugar   de   ruido,   pero   interiormente   ensilencio, y para que se pueda entender mejor esto, les dejo con la reflexión del día 13 de estemes, de mi amigo, el padre Gregorio Mateu, de la Fundación Felicidad para Todos, con lacual me despido   por   ahora,   no   sin antes recordar y repetir,  una emblemática   frase del también sacerdote español, el padre Ignacio Larragaña, que aparece repetida en varios desus mensajes y que he estado recomendándosela a muchos en estos tiempos: “Silencio en lamente, paz en el corazón”. De inmediato el padre Mateu, bajo el titulo indicado arriba:“(Hacer silencio exterior es más fácil que encontrar el silencio interior.)Para   hacer   una   oración   provechosa   hay   que   favorecer   el   silencio. 

Es   una   condición indispensable   para   escuchar   y   encontrarnos   con   Dios.   Y   más   que   propiciar   un   silencio exterior   hay   que   propiciar   el   interior;   hay   que   ELIMINAR   TODOS   LOS   RUIDOS   queintervienen negativamente en la oración, ruidos que distraen o, incluso, impiden realizar laoración.

El silencio exterior.=“Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después decerrar la puerta, ora a tu Padre que está allí, en lo secreto…” Muy difícilmente escucharemosa Dios si estamos sumergidos en un contexto caótico lleno agitación, de palabrería  y dedispersión. Es importante el silencio de la lengua, de los medios de comunicación, de cosas yde personas. Este silencio es el más fácil, basta con internarse en un bosque, estar en la cimade una montaña, entrar en una capilla solitaria, etc.El   silencio   interior.   =  El   encuentro   con   Dios  se   da  en   el  silencio  del   alma. 

Es   importanteconocer   los   ruidos   que   también   podríamos   llamar   «interiores»   para   superarlos   en   laserenidad. Estos son ruidos tremendos que no nos permiten el encuentro con Dios en laoración, ya sea comunitaria (verbal, litúrgica) o –con mayor razón- personal (oración mental:contemplación, meditación). Son ruidos silenciosos que, aunque no salgan a flote, anidan enla   profundidad  de   la   persona.   Son   ruidos  que,  incluso,  a   la   larga   nos  van   enfermando.Recordemos algunos:1.=El ruido del   =  odio.   =Este sentimiento hace inviable la oración, pues la persona no tiene vidaespiritual o vida de Dios pues prescinde del otro. Bien lo dice san Juan: “Todo el que aborrecea   su   hermano   es   un   asesino”   (1   Jn   3,   15).   2.=El   ruido   de   la   =  crítica   a   Dios.   =  Cuando   lereprochamos a Dios lo malo que nos pasa o vemos. Este ruido silencioso nos hace callar al seruna   actitud   de=reproche,   crea   distancias=y   elimina   deseos   de   diálogo   con   Dios.   Con   unsentimiento   de   disgusto   contra   Dios   se   impide   entablar   un   diálogo   sereno.   3.=El   ruido del   =  rencor.   =El enfado por algo o contra alguien, si no se elimina a tiempo, se puede convertiren rencor. Este ruido es negativo hasta para la salud física y psicológica. Aquí  convienerecordar que una condición previa para la oración es tener un corazón reconciliado (Mt 5,24). 4.=El ruido del   =  orgullo.   =Este ruido silencioso es exceso de amor propio, un amor hacia lospropios méritos por lo que la persona se cree superior a las demás o no necesitada de Dios.5.=El ruido de la   =  envidia.   =Este ruido silencioso hace que no se alabe a nadie ni se hable biende alguien. Es un ruido que desconoce los propios talentos negando la acción de Dios en lapropia vida, esto crea tensión contra Él. 6.=El ruido del   =  miedo.   =Impide confiar en Dios y en suprovidencia.   Incluso   se   cree   que   a   Dios   no   le   importamos.   7.=El   ruido   delas   =  preocupaciones.   =Estas circunstancias absorben la atención. No hay la debida cercanía con Dios,   hay   incomunicación   pues   las   preocupaciones   generan   inquietud.   8.=El   ruido   dela   =  debilidad.   =Es prácticamente el silencio de la impotencia. Se cree que la oración no esposible, o que es ineficaz. No se sabe qué hacer o decir en la oración y se decide no hacerla.9.=El   ruido   de   la   =  acomodación   en   el   pecado.   =El   recuerdo   del   propio   pecado   y/o   lacomplacencia o la instalación en el mismo es un ancla que nos impide elevarnos a Dios, osintonizarnos con Él.10.=El ruido de la   =  vanidad.   =La inclinación a amoldarnos a la mentalidad del mundo y a susfrivolidades acaparan la atención y hacen que la oración sea inviable al no considerarla algo prioritario en la vida. 11.=El ruido del propio   =  pasado   =  personal.   =Un pasado en el que no se hatenido experiencia ni de Dios ni de oración. Además el recuerdo de los errores del pasadocrea   un   desasosiego   e   inquietud   interior.   12.=El   ruido   de   las   =  fantasías.   =Una   imaginación desbordada que no se controla genera fantasías de todo tipo que impiden escuchar la voz deDios. Conviene recordar estos ruidos y detectar otros tantos para luego reconocerlos como unproblema, porque sólo de esta manera podemos hacer algo para superarlos y favorecer laoración. (Aleteia)” (faustogarcia2003@yahoo.com)=


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba