Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


¿Retornar a la Cuarentena?


  • 15.07.2020 - 12:00 am

Tanto la comisión de salud designada por el ejecutivo para afrontar los retos y las estrategias de la pandemia causada por el covid19 como importantes sectores de la vida nacional empiezan a repensar la posibilidad de retornar a la cuarentena. La desescalada planeada en fase no parece haber logrado los efectos esperados. Los expertos en temas sociales en todas partes concluyeron que la desescalada solo era posible si el conglomerado social asumía con rigidez cierta conducta de convivencia apegada a los protocolos. Unas series de factores no permitieron que los elementos conductuales fueran adoptados por los dominicanos.  

La conclusión del calendario electoral por parte de la Junta Central Electoral (JCE) obliga al mundo político a ir ahora a analizar si realmente la Republica Dominicana amerita un cierre, a través de los toques de quedas para volver a frenar el incremento de los contagios. Esto viene sucediendo en otros países, la apertura gradual de la economía como forma de evitar el colapso de la producción se asumió partiendo de hipótesis de convivencia planteada por los protocolos sanitarios, en algunos fue posible la nueva realidad en otros no dieron al traste con la disminución o control de la crisis sanitaria. La decisión ahora recae nueva vez sobre las autoridades, especialmente en conversación con los agentes de la producción. Los casos de contagios siguen en aumento y se ve una actuación dubitativa en quienes deciden: Volver atrás o dejar la marcha del país, con los niveles de infección que diario señalan que no ha habido avance en el control. 

Los números están ahí. También el proceso de aprendizaje. Están también los efectos de la pandemia en la breve apertura económica. Ya los subsidios se están agotando y por ende habrá, en lo particular que ver como las nuevas autoridades electas empiezan a afrontar la crisis sanitaria. Faltando 31 días para la transición la instantánea de los contagios y las muertes no se detienen; los recursos hospitalarios, camas y unidades de intensivos (UCI) no alcanzan para atender una demanda que se incrementa con el pasar de las horas. 

La representación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda empezar a establecer cercos sanitarios sectoriales, en aquellas ciudades, donde los incrementos de los casos se evidencian en las plataformas de control y análisis muy por encima de las demás demarcaciones. Las autoridades lucen sumida en la administración de los casos de contagios en las unidades de atención sin ir más allá debido a que se trata de una decisión política de las autoridades quienes deberán asumir el gobierno el 16 de agosto.   

Habrá que ver que pasara porque estas autoridades entrantes eran del parecer que no era necesario el confinamiento; pensaban que se trataba de un manejo político por parte del gobierno para sacar partido electoral. La crisis de salud fue manejada por el gobierno del presidente de Danilo Medina para favorecer al candidato oficial y que las medidas y los subsidios no eran más que mecanismos de cortes electorales.

Ahora, al margen de todas esas razones, ciertas o no, el país debe avanzar con firmeza a evitar el incremento de los contagios; la Comisión de Salud dispone de suficiente elementos de juicios y experiencias para hacer las recomendaciones y tomar las decisiones de rigor. Nadie puede sustraerse de las responsabilidades: Ya en otros países decidieron volver a la cuarentena; comprendieron como se ahondan los efectos colaterales y aprendieron el impacto de desconocer los protocolos sanitarios o las fases para para poder conjugar pandemia y producción. 

Tanto el Ministerio de Educación como el Ministerio de Salud conocen a cabalidad el relajamiento del distanciamiento social; saben cómo la “indisciplina” le abre la oportunidad a la pandemia para impactar a las poblaciones. Así como se decidió la conformación del equipo económico también debiera armar la otra pata de la crisis, armar de inmediato el equipo de salud, en quienes recae la sustentabilidad de un país que depende esencialmente de las recaudaciones y sectores sensibles de la producción.

En todas partes el tema del liderazgo viene afrontando retos en la conducción de sus respectivas sociedades, la demanda de los consensos y la transparencia exigen un ejercicio permanente del dialogo, en medio de recursos escasos y en franco agotamiento. La gobernanza no solo viene dada por los preceptos institucionales, en ella están presentes otros elementos donde se requiere la participación de nuevos actores.

Los motivos para retornar a la cuarentena: 1) incremento significativo de los contagios 2) disminución de la capacidad hospitalaria, en camas y unidades de intensivos 3) imposibilidad de realización de pruebas masivas, a la población total 4) Escaso rastreo, en la medida en que aumentan los contagios las autoridades tendrán menos probabilidad de rastrearlos y) relajamiento del distanciamiento social, la indisciplina de la población dominicana para apegarse a los protocolos. 

El enfoque no pudiera ser esperar el incremento de los casos contagiados y luego atenderlos en los hospitales, algo que se va a producir sin el confinamiento. Tiempo atrás, varios especialistas empezaron a mirar la manera de desarrollar un modelo donde pudiera convivirse con la pandemia y la producción; el obstáculo, encontrado para lograr esta hazaña, seguía siendo el factor humano, como la disciplina individual, como la observación de las medidas de distanciamiento, higiene y rápida atención de los identificados, poniéndolos en aislamiento estaba en las manos de las personas en una alta proporción.

Los recursos hospitalarios son muy sensibles, tanto en sector privado como en el público, adicionando a esta realidad la conducta de la gente cuando se encuentran en condición de contagios. En la actualidad la información de la evolución de uso y disponibilidad está actualizada en cada momento en una plataforma dispuesta para esos fines. Son precisamente estos informes lo que indican que se debe ver la manera de ir parcialmente imponiendo el confinamiento, tal como lo indican los números. 

Mi opinión: un retorno al confinamiento de manera parcial sería muy poco probable que se pueda detener o modificar la curva de contagios; la idea implantar confinamientos estrictos y seguir la ruta de la plataforma permitiría rastrear cuales acciones probadas enviarían a la población un mensaje claro de cómo comportarse; seguir transparentando los recursos disponibles y analizar el alcance de las ayudas, ver si realmente están enfocadas en la población correcta. No olvidar que apenas se sale de un proceso electoral y que en unos 13 o 14 días se podrán conocer los casos que son consecuencia directa de esas aglomeraciones. Me inclino por pensar que ante la interrogan ¿Retornar a la Cuarentena?, la respuesta debiera ser categoría, si… 

  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba