Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Reto al inicio del 2021


  • 05.01.2021 - 12:00 am

El año del 2021 se inicia con la sensación de que las medidas res­trictivas para combatir el Covid-19, están caotizando el orden público. El regreso entaponado de quienes se trasladaron a diversos lugares para la celebración de las festividades de fin de año, dio paso al desenfreno desafiante de ciudadanos que parecen estar guiados por un psiquismo comprometido con el suicidio colectivo, al desafiar a las autoridades y al peligro que significa el contagio del Covid.

Frente a ese comportamiento las autoridades deben emplearse a fondo haciendo cumplir las ordenanzas adoptadas frente al rebrote de la pandemia en el país. Y deben hacerlo con la mayor coherencia y firmeza posibles, aplicando las sanciones que les correspondan a los violadores del toque de queda y de las normas prudenciales que señala el protocolo sanitario.

Las autoridades bajo ninguna circunstancia deben exhibir debilidad y flaqueza en la aplicación de las nuevas normas que definen el nuevo orden público. De esa firmeza y coherencia dependerá el éxito de las mismas autoridades en su empeño por controlar los efectos nocivos del Covid-19.

En ese orden, ha sido co­rrecta la decisión de la jefatura policial de sancionar con la separación de ese cuerpo del orden, a un coronel que de­sobedeció la disposición pre­sidencial que autoriza a los miembros de la prensa debidamente identificados para circular fuera del horario del toque de queda en el cumplimiento de sus labores.

Esa decisión va en el sentido de la debida firmeza y coherencia que deben exhibir las autoridades en la aplicación de las normas prudenciales establecidas para combatir la pandemia. De esa actitud dependerá la eficacia de las autoridades en la contención de la propagación de la enfermedad que hoy acosa no solo al país, sino a todas las naciones del mundo.

Hay que tener siempre presente que el Gobierno tiene como primer desafío, en la coyuntura que ha creado el Covid, el emplearse a fondo en el control de la enfermedad, haciendo que sus índices fatales se mantengan en niveles bajos y evitando que el contagio haga colapsar la capacidad hospitalaria. Por eso hay que obligar a la población propensa al caos a cumplir con las normativas sanitarias y restrictivas.

Los gobernantes no pueden confundirse con el clima de opinión contaminado de los medios y las redes que    responden a intereses y a la necesidad de facturación. Por el contrario deben siempre estar claros en orientar sus pasos de acuerdo a las estrategias estructurales que deben guiar el proceso de toma de decisiones.

¡Qué los gobernantes sean firmes y coherentes frente al Covid y los caóticos!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba