Comentarios Recientes

0
Rocío Pérez Russo

Rocío Pérez Russo


Reeducar las Vivencias: Nuevos Modelos


  • 23.05.2020 - 12:00 am

Cuando se reeducan las nuevas vivencias es por la necesidad de cambiar los hábitos que cada 21 días se producen modificaciones y por ende las emociones son respuestas automáticas ante un estímulo o suceso en las que se experimenta una sensación.

Esta sensación puede ser intensa y estar más o menos proporcionada al estímulo recibido, y nos llevan a tomar determinadas decisiones o a actuar de cierta manera, para evitar que tomen el control de nuestra vida de manera negativa. Una mala gestión de las emociones puede anular la autoestima y el poder personal que todos tenemos para controlarlas y gestionarlas de manera adecuada.

Ser capaz de sentir, expresar y controlar las emociones es fundamental para disfrutar de una buena salud emocional. Sin embargo, Eric Berne explica cómo estas emociones se van formando desde la infancia y cómo puede alterarse su naturaleza o autenticidad hasta crear otras que son menos saludables.

Las emociones auténticas son cinco:

– Alegría o placer.

– Afecto.

– Miedo.

– Ira.

– Tristeza.

Cuando aparecen tantos cambios como ahora es normal sentir la transición de emociones opuestas como son los cambios anímicos. Las cinco expresadas son interactuantes porque se puede sentir miedo y tristeza al mismo tiempo como alegría y afecto o ira y miedo pero para explicarlo mejor exploremos las emociones sustitutivas más comunes.

Las que se encuentran con más rapidez son :

– Falsa rabia. Sentimiento de odio sin una justificación objetiva que se puede llegar a experimentar durante toda una vida.

– Falso miedo. Temor irracional y desmedido que toma forma de fobia y que se produce por imitación, por algún trauma del pasado o por aprendizaje familiar.

– Falsa alegría. Fingir gestos alegres o risas, ocultando un sentimiento de malestar. Suele tapar el miedo auténtico, la rabia auténtica y la tristeza auténtica.

– Falso afecto. Mostrar cariño hacia alguien sin sentirlo de verdad.

– Vergüenza. Sentirse en una situación ridícula, con miedo a ser observado y juzgado.

– Inadecuación. Sentirse fuera de lugar, torpe y con vergüenza.

– Envidia. Sentimiento de malestar por el bien ajeno, con el deseo de querer lo que tienen otros en vez de lo que puede tener uno mismo.

– Ansiedad. Sentimiento de angustia ante una amenaza que puede no ser real ni estar justificada.

– Resentimiento. Es una falsa rabia que se experimenta interiormente.

– Rivalidad. Necesidad de ser siempre el mejor que se acompaña de una gran frustración cuando no es así.

– Celos. Sentimiento de inseguridad y miedo en el que la persona amada es considerada superior a uno mismo.

– Sadismo. Un sentimiento de falsa alegría o satisfacción ante el sufrimiento de otros.

– Depresión. Falsa tristeza volcada sobre uno mismo que generalmente nace de una autocrítica constante y severa.

– Culpa. Sentir miedo a un castigo cuando ocurre algo bueno mientras que a otras personas les ocurren cosas negativas.

Para que nuestro corazón no sufra afecciones debemos cuidarnos de alimentar nuestra alma positivamente para producir pensamientos adecuados . Orar o reunirse con personas que nos aconsejen oportunamente es de valor .para sentir el amor para afrontar las dificultades.

En Salmos 138: 3 Me respondiste cada vez que te invoqué y aumentaste la fuerza de mi alma.

También Lucas 7: 47 Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le han sido perdonados porque ha demostrado mucho amor. Pero aquel a quien se le perdona poco, demuestra poco amor».

En Isaías 26 : 19 ¡Tus muertos revivirán, y sus cadáveres resucitarán! Despierten y den gritos de júbilo todos ustedes, que yacen en el polvo. Que baje tu rocío, Señor, rocío de luz, y la tierra nos devolverá a los muertos..


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba