Comentarios Recientes

0
Josefina Almánzar

Josefina Almánzar


Realidad inimaginable


  • 31.07.2020 - 12:00 am

Si en diciembre del pasado 2019 nos hubiesen dicho que al abrir enero sus puertas hacia un nuevo año íbamos a paralizar la vida por un tiempo, andar con mascarillas para defendernos de un enemigo invisible.  Si nos hubiesen dicho que en el 2020 se abrirían unas puertas sin retorno a la ¨normalidad¨ conocida. Si nos hubiesen dicho que viviríamos momentos dantescos, como una pesadilla de la cual no se puede despertar hubiésemos dicho que era una locura de las tantas que andan por ahí. Hubiésemos dicho que estábamos viendo muchas películas de ciencia ficción, pero resulta que la realidad ha superado al filme.

Lo que este país está viviendo en los momentos actuales con el tema de salud y el COVID-19 no tiene una explicación que pueda entrar en una mente pensante.  Estamos literalmente como ciudadanos y ciudadanas abandonados por el Estado. Un Estado que tiene la obligación constitucional de proteger y garantizar el derecho a la salud ha dejado a la población abandonada a su suerte.

A diario vemos como zombis, robot idiotizados el aumento de los contagiados y de personas fallecidas. Algunos médicos, asistentes sanitarios que han estado al frente de la batalla han ido cayendo sin vida en el campo de acción.  Hospitales, laboratorios, clínicas colapsados.  Medicamentos extremadamente caros y sin coberturas de seguro médico. Pruebas de PCR enterradas en el fondo de la tierra como el oro más preciado e inalcanzable. Pruebas de sangre sin criterio de confiabilidad. La persona sin recursos o facilidades económicas disponibles tiene una sentencia firmada de muerte en sus narices.

Todo esto está pasando a diario en nuestro país y en el fondo siento que no le importa a nadie. De repente todo el mundo se ha ocultado. Ciertos candidatos presidenciales que derrocharon el dinero del pueblo que como el caso de Gonzalo Castillo andaba con un equipo de superhéroes y un avión para China no aparece ni en los centros espiritistas, ni siquiera para ir al barrio chino a buscar materiales.  Leonel Fernández que andaba donando hasta a la donación se desapareció del mapa mundi, el propio presidente electo Luis Abinader que tenía un hospital para montar con todos los equipos médicos habidos y por haber está dedicado a nombrar su gabinete de gobierno.  Los empresarios poderosos del país no dicen ni esta boca es mía, siguen ocupados en su producción económica. En su indiferencia macabra no entienden que de nada vale la economía de los pueblos si su gente no tiene salud. 

Cada día se convierte en una espera de la nada, en una incertidumbre donde ya no podemos ver hacia el futuro, solo el presente es lo que cuenta. Comenzar un día y cerrarlo es ya toda una odisea.  Hasta cuándo será, pasará, importará, todo queda en la incertidumbre, sólo tenemos la certeza de que si no aprendemos y cambiamos de actitudes no se irá. Vino para enseñarnos lo que todavía no queremos ver ni aceptar y es que de esta salimos juntos o nos hundimos todos y todas. 

¿Por qué es tan difícil entenderlo?

La autora es Abogada y docente universitaria.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba