Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


¡Qué viva el celular!


  • 11.02.2020 - 12:00 am

Posiblemente no nos demos cuenta de la amenaza de que estamos siendo víctimas, me refiero al teléfono celular o móvil, ese utilísimo y amado mecanismo que tanta tranquilidad puede darnos cuando de comunicarnos se trata.

Sin embargo nosotros mismos estamos haciendo del móvil un monstruo que amenaza no solo la paz familiar, sino la estabilidad de muchas parejas, porque nos extralimitamos con su uso de tal manera que en cualquier momento del día, noche o madrugada, suena una alerta, una llamada, llega un mensaje o cualquiera de las “aplicaciones” tan cómodas ellas, tan útiles y modernas, se disparan, igual se “disparan” los oídos y ojos de unos y otras, a la expectativa de “lo que se mueve” en el bendito celular.

Es teléfono es uno de esos inventos invaluables que nos mantiene en contacto con el mundo, pero quizás estemos abusando de su uso, está convirtiendo en islas a la familia, el padre, la madre, los hijos de todas las edades, cada uno con su dispositivo, cada uno un mundo aparte.

No nos damos cuenta, pero es posible que este aparato con todo y su múltiple utilidad, acabe por ser un detonante de la buena relación que debe imperar en los hogares.

Ignoro si los mismos fabricantes lo ignoran o si en cambio lo saben y es una estrategia que ejecutan con conocimiento de causa y muy concienzudamente, lo cierto es que muchas cosas pueden sucumbir bajo el furor del móvil.

Tienen un encanto especial no solo entre la gente joven, sino entre adultos más que maduros que encuentran en ese “juguetito”, una manera para pasarse muchas horas del día pincha aquí y pincha allá, que digo del día, de la noche y madrugada.

Es que desde la casa, el hospital, la calle, hasta la iglesia, sacamos nuestro celular, hablamos con la Siri y hasta le dictamos la nota de la compra, (que guay) se habla por el Washap todo el santo día… y la noche, se reciben mensajes, se contestan, nos delata el sonido y vemos que donde quiera que hay personas reunidas, están presentes los diversos sonidos característicos de envíos, llegadas, mensajes y conversaciones.

Por consiguiente nos pasamos la vida pendientes ¿será el mío? Nos estresamos y así como si nada, nos vamos aislando y metiéndonos en nuestro teléfono, a leer, ver alguna cosa, en fin siempre estamos celular en manos.

Que modernos estamos y cuanto hemos avanzado en tecnología, todo esto es positivo, lo negativo está en exagerar la nota, creemos que nos llevamos el mundo por delante con tanto móvil bonito, inteligente, al último modelo.

Sin darnos cuenta, es el móvil el que está rigiendo nuestras vidas, y nosotros como manadas vamos con nuestro aparatito cuidándolo como si fuera el miembro más querido, ¿es así? No lo sé, lo que aseguro es que es el más cuidado, al que más se toca, al primero que se acaricia al despertar.

¡Pues si señores, que viva el celular!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba