Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Primera jornada de apertura


  • 22.05.2020 - 12:00 am

La primera jornada de apertura de las actividades económicas paralizadas por la pandemia, se llevó a cabo con notas positivas, sobre todo en la tanda de la mañana, y con notas más negativas y preocupantes en la tanda de la tarde.

Al principio se observó un cierto orden en el cumplimiento de las señales del protocolo sanitario, acompañado de una animación de las actividades comerciales, observándose el debido respeto de las señales sanitarias y por la distancia social. Sin embargo, a medida que iba avanzando el día y el calor tropical, fue surgiendo la dominicanidad típica propensa a la informalidad "zalamera" e indisciplinada, originando los habituales “molotes” violatorios de toda disciplina protocolar.

Ante ese panorama las autoridades deben tomar nota de las irregularidades iniciales y comenzar a reforzar la supervisión y patrullaje para inducir a los indisciplinados a cumplir con el protocolo sanitario, de manera tal que el control sanitario sobre la pandemia se pueda llevar a cabo en armonía con la reactivación de las actividades económicas.

El gran desafío es hacer que la gente común, que es la que más circula por las arterias comerciales, aprenda a respetar las señales del protocolo sanitario para que el objetivo de controlar la pandemia se pueda ir cumpliendo, al tiempo que la economía vaya recobrando su habitual dinamismo. Ese proceso de armonización será exitoso en la medida que el contagio de la enfermedad sea lo más reducido posible, como consecuencia de la aglomeración de los ciudadanos-consumidores.

De producirse una explosión del contagio, el proceso de apertura habría fracasado y las autoridades deberán dar marcha atrás, tal como ya ha sucedido en otras ciudades del mundo. La ecuación del éxito es, pues, apertura económica más cumplimiento disciplinado de la población del protocolo sanitario y menor contagio del coronavirus.

¡Veamos si podemos ser organizados y eficaces!

Elecciones en el exterior

El tema de las elecciones en el exterior no debería causar un debate enconado entre las fuerzas políticas concurrentes a las próximas elecciones y la Junta Central Electoral.

Siendo el voto de los dominicanos de la diáspora un derecho consagrado por la Constitución, tiene que hacerse cumplir como para cualquier otro dominicano con derecho al voto. Por esa simple y elemental razón no debería ni discutirse el voto en el exterior.

Por su parte la Junta debe ejecutar ese precepto constitucional y ponerle todo el empeño que la responsabilidad le impone. Por ello debe ponerse a trabajar para cumplir con el voto en el exterior que es su obligación. El voto en el exterior tiene una ruta muy conocida y para ello se tienen los protocolos que guían esa rutina.

Solo se justificaría una negligencia en ese propósito, si los países donde se montaría el operativo de votación, ponen objeción por causa de fuerza mayor como lo sería la pandemia del coronavirus.

De no ser así la Junta daría un mal ejemplo que la haría sospechosa de responder a los intereses de ciertos poderes fácticos, no interesados en que los dominicanos en el exterior ejerzan su derecho al voto. 

¡No deslegitimemos las elecciones de julio!   


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba