Comentarios Recientes

0
Maricela Ortiz

Maricela Ortiz


Precisión en la Palabra


  • 05.04.2021 - 03:24 pm

Ser preciso en la Palabra no viene por nuestra elocuencia. La precisión a la que hace referencia la Biblia (que usa bien la palabra…) tiene que ver en saber comunicar esas verdades eternas con transparencia, las cuales el Padre nos las ha dado a conocer por medio de Su Espíritu para anunciar el evangelio de Cristo.  

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” 2Timoteo2:15  

Exhortar con precisión la Palabra, también tiene que ver con la naturaleza que nos gobierna; de permitirle al Espíritu Santo guiarnos por las Escrituras; y de estar conscientes de darle la preeminencia al que nos llamó. Somos hijos de Dios apartados para la obra del reino; por tanto, agucemos nuestros oídos a Su voz.  

Mantenernos en la naturaleza que hemos sido llamados nos capacita para manejar bien la Palabra. Fidelidad es lealtad, por tanto, el haber experimentado el amor del Padre y discernir Su propósito eterno nos demanda ser honestos a la hora de transmitir Su mensaje. Precisión tiene que ver con la impronta de esas verdades eternas que hemos recibidos del Señor para predicar Su evangelio.      

Precisión requiere diligencia en escudriñar las Escrituras, para de este modo exhortar el mensaje con exactitud y peso de rigor. De lo que está lleno el corazón habla la boca, si permitimos que la Palabra se haga rema en nuestras vidas tendremos precisión al predicar. La Biblia se interpreta desde Su verdad; porque las Escrituras no son de interpretación privada.  

La falta de precisión en la Palabra nos hace sonar farisaico; además, crea en los oyentes dudas y confusiones. Cuando Pablo exhorta a Timoteo a “usar bien la palabra…” es porque él mismo la practicó, y era testigo de la importancia de ser preciso en la Palabra de verdad, porque esto trae liberación.  

Pablo sufrió mucho el ver la falta de precisión en los hermanos, hoy día no es la excepción.  La falta de precisión tiende a tergiversar el mensaje verdadero. Cuando interiorizamos como hijos de Dios el mensaje del reino, no hay manera de hablar con imprecisión. Cuando estamos en Cristo y esa Palabra de gracia se nos ha impartido, al abrir nuestra boca el mismo Espíritu las hará precisas.   

Una manera efectiva de defender la esencia de la sana doctrina contra la corrupción a la que está siendo expuesta, es ser preciso al exhortarla. Además, parar de designar neófitos en los ministerios (hay que dejarlos que alcancen madurez espiritual); precisamente por lo que dice 1Timoteo 3:6: “no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.” Lo que ha pasado con muchos hoy. Dejemos que el Espíritu Santo nos guía al elegir.  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba