Comentarios Recientes

0
Pedro Mendoza

Pedro Mendoza


¿Por qué la mente se enferma al igual que el hígado?


  • 19.10.2020 - 12:00 am

El 10 de octubre es el Día Mundial de la Salud Mental, según lo dispuso la Organización Mundial de la Salud (OMS). ¿Pero si la mente humana jamás nadie la ha visto ni tocado, entonces cómo sabemos que ella se enferma de la misma manera que se enferma el hígado o el corazón? 

Bueno, empecemos por decir que lo dicho por el filósofo  Descartes, ”pienso, luego existo”, es contrario a lo que reamente ocurre, por lo que debió decir, “existo, luego pienso” ya que ahora sabemos que la mente  consiste en una serie de procesos extraordinariamente complejos elaborados por nuestro cerebro los cuales  nos permiten  percibir  el mundo que nos rodea, a tener conciencia de nosotros mismos, construir nuestras experiencias y dirigir y organizar nuestras acciones e interacciones con nuestros semejantes. 

Si lo que llamamos “mente” es el resultado de  “procesos extraordinariamente complejos elaborados por nuestro cerebro, ¿es que acaso cuando nuestro cerebro diseña y construye todo cuanto hace, algo le sale mal, se equivoca o se pierde o se lleva de alguien que le dice “oye, cerebro, vete por aquí” y entonces nos desquiciamos parcial o completamente? Pues baste decir que todos esos “complejísimos procesos” realizados por el cerebro son posibles gracias a los miles de millones de conexiones existentes entre sus 86 mil millones de neuronas, las cuales se comunican mediante mensajeros electroquímicos llamados, genéricamente, “neurotransmisores” a los que llamamos: dopamina,  endorfinas, adrenalina, noretipinefrina, oxitocina, acetilcolina o serotonina. Y sí, cuando un trastorno o enfermedad mental aparece, es porque algo pasó o se extravió o tuvo dificultad en llevar o descifrar el mensaje contenido en el neurotransmisor que pudo ser provocado por un tóxico, una alteración genética  o un trauma psicológico, tal como sucede con el hígado que un tóxico como el romo o una hepatitis lo atacan y lo dañan. 

¿Qué tan grave está pasando entre los 7.500 millones de personas que habitan nuestro planeta para que la OMS creyera necesario designar el 10 de octubre como Día Mundial de la Salud Mental? Pues la misma OMS dice que de esos 7.500 millones, 1000 millones sufren de algún trastorno mental y una prueba de ello es que cada 40 segundos, alguien se suicida en el mundo.

Mil millones de personas es mucha, mucha gente que tristemente sufre de alguna patología mental, a pesar de que aproximadamente el 80% de la población dominicana pueda suponer que no es posible que haya tanta gente enferma mentalmente, ya que muchos creen que solo el esquizofrénico  es enfermo mental, o sea, el loco común que la gente ve en las calles vestido con harapos mugrientos y respondiendo preguntas a sus voces alucinatorias. 

De acuerdo a los datos publicados en  el Informe de la Evaluación del Sistema de Salud Mental en República Dominicana utilizando el Instrumento de Evaluación para Sistemas de Salud Mental de la OMS (IESM-OMS) 2008, se dice que en los 56 establecimientos públicos de salud donde se brinda atención psiquiátrica, al 32% de los pacientes se le diagnostica trastorno del estado de ánimo o trastornos afectivos (incluye depresiones, distimina, ‘decaimiento físico y emocional’, “down”, etc), 31%  sufre esquizofrenia (locos),  trastornos neuróticos 11% (incluye todo manifestación de ansiedad y de fobias), trastornos de personalidad 4% y adicciones al alcohol y drogas ilícitas un 5%. 

En ese Informe no se establece cuáles son los factores causales de un porcentaje tan alto de gente que se deprime y padece ansiedad, aunque aparte de factores hereditarios, se sabe que las personas con problemas de orientación sexual, las victimas de agresión sexual, los padecimientos crónicos, la vejez, la disfunción eréctil, mala situación económica, conflictos maritales y la muerte de un ser querido y perder una mujer, deprimen. 

Déjenme decirles, un factor causal grave de trastornos neuróticos y depresiones es la carencia de higiene mental.  Higienizar nuestras mentes significa “dedetizarlas” contra la suspicacia, el sufrimiento por sentirnos victimas de engaños y desengaños, la envidia, la ira y el deseo de tener más y más cosas que la publicidad nos hace creer que las necesitamos, dije en un artículo publicado en La Información el 16/10/2016.

El congestionamiento existente en nuestras cárceles, nos dice que es alto el porcentaje de personas con trastorno de “personalidad antisocial”. Tenemos delincuentes de “cuello lanco” y delincuencia violenta. El delincuente de “cuello blanco” no es impulsivo ni agresivo, pero es planificador y dedica bastante atención a sus “golpes”, contrario al delincuente violento y agresivo. El trastorno de  personalidad antisocial es el peor de todos porque daña a muchos y peor aun cuando se vuelve un psicópata. El de personalidad maniaca es peligroso por ser muy volátil y además porque a  menudo se convierte en adicto a las drogas o al juego. Un trastorno frecuente entre nosotros es la personalidad “narcisista”. Este trastorno es común en los médicos y los periodistas.

Otro trastorno abundante en RD es  personalidad “paranoide”, pues contamos con hombres y mujeres celosos, y los que en todo ven una “trama”,  andan al pecho. Además, hay otro trastorno muy frecuente, es la “personalidad mitómana”. Aquí hay gente que todo lo ve, todo lo oye, se lo dijeron, lo deduce o lo infiere y lo propaga como verdad absoluta. La mentira como hábito, la falsedad o la envidia disfrazada de calumnia y la difamación, por si usted no lo sabía, es una enfermedad mental que requiere sicoterapia porque de lo contrario usted podría morir de “lengualitis”. 

El autor es Terapeuta familiar.  Centro Médico Cibao- UTESA


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba