Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Parqueos urbanos


  • 14.01.2021 - 12:00 am

El presidente Abinader ha hecho un nuevo anuncio, esta vez relacionado al problema del tránsito en el Gran Santo Domingo y Santiago. Se trata del proyecto mediante el cual el Gobierno se dispone a construir 20 unidades o edificaciones de parqueos, 16 en el GSD y 4 en Santiago.

Con ese proyecto se contribuirá a solucionar el caos del tráfico vehicular que se presenta en ambas ciudades, así como mejorar la inseguridad y los problemas de la movilidad de la población dentro del tramado urbano.

Se trata de una importante iniciativa que, además, mejorará el problema del congestionamiento de las calles, las cuales son utilizadas como parqueos por los conductores y choferes de vehículos, con lo cual se disminuye la disponibilidad de espacios en las calles para un flujo vehicular más rápido y expedito.

En ese orden, la nueva propuesta responde a una de las necesidades que provoca el grave problema del tránsito y transporte, sobre todo a través de la red vial urbana, la cual en la actualidad adolece de serios “tapones” en cadena que dificultan la cotidianidad del tránsito urbano en ambas ciudades.

No obstante, como se trata de darle una solución al pro­blema del tránsito en esas dos grandes ciudades, y dentro de un puro ejercicio de racionalidad inteligente como la que exhibe el nuevo gobierno, ese proyecto de los parqueos a construir dentro del esquema de “la alianza público-privada”, debería formar parte de un plan nacional de mejora del tránsito, de manera tal que cobre sentido, desde el punto de vista de la eficacia racional, el componente de los parqueos  que ciertamente es una necesidad.

Pero esa necesidad no puede ser planteada como un elemento puntual y aislado del sistema del tránsito, cuya complejidad se evidencia en la falta de un sistema colectivo de transporte urbano de gente y de carga, conformado por una planta vehicular que anualmente incorpora decenas de miles de nuevas unidades sin control y que no retira las viejas unidades obsoletas, provocando el problema del congestionamiento vehicular que se observa a diario y que entapona el tránsito en las ciudades.

Esa dinámica del tránsito, además, se materializa en una red vial un tanto rígida que no crece a la velocidad del flujo vehicular, lo que induce a los “tapones” y al mismo tiempo a la falta de parqueos para descongestionar las vías públicas.

La racionalidad de la iniciativa de los parqueos será mayor y más efectiva si el proyecto se integra de manera funcional a la solución del tránsito y transporte, mediante un plan nacional de movilidad vial. 

¡Bien por la racionalidad del gobierno!  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba