Comentarios Recientes

0
José Jordi Veras R.

José Jordi Veras R.


Para reflexionar siempre


  • 28.07.2020 - 12:00 am

No es la primera vez que en nuestro país se da la situación de la espera de un cambio. Pienso que desde la caída de la tiranía esa concepto ha estado centrado en la mente de los dominicanos.  Antes, quizás a la espera de los aires de libertad también se mantuvieran y se pudieran crear los mecanismos para que aquellos que habían aprovechado esos más de treinta años, pudiesen tener algún tipo de sanción.  Pero fue todo frustrado y es parte de nuestra historia las consecuencias que aún hoy padecemos y ha sido una especie de círculo vicioso.

Luego de todo aquello y con la salida de Balaguer se creía que jamás volvería y que había sido sepultado políticamente hablando. Pero los errores de aquellos que no aprendieron y tampoco reflexionaron,

El pueblo, en varias oportunidades, le dio al PRD, varios cheques en blanco para que gobernara, pero los endosó de mala manera. De esto se aprovechó el PLD, por casi 20 años, porque supo interpretar los requerimientos de una parte de la población. Lo único que se quedó corto y se perdió entre la corrupción y la impunidad de forma descarada y la ambición de sostener el poder a cómo diera lugar para cumplir anhelos personales de continuidad. Se olvidaron de que sabían pelear y guardar la ropa en casa. Se olvidaron de renovar sus estamentos y simplemente se anquilosaron en una prepotencia y soberbia, asumiendo que estaban por encima del bien y del mal. Sencillamente se perdieron hace tiempo.

Lo ocurrido el cinco de julio ya era crónica de algo anunciado. Todo inicio tiempo antes, con el deseo del presidente Medina de buscar quedarse en el poder, perdió las perspectivas y no pensó de forma táctica como era su costumbre. Le dio el último zarpazo cuando luego de poner a seis candidatos a enfrentarse y que serían escogidos por una series de encuestas, saca un “elegido”, que si bien había sido desconocido en política, se mantenía en bajo perfil y sus acciones en Obras Públicas hablaban por él. Sin embargo, no calló bien la selección ni la forma. Porque lucia Impuesto. Solamente se estaba viendo que tendría un resultado contra Leonel Fernández y olvidaron como calaría todo esto de la división, junto al malestar de quienes veían cómo se buscaba colocar alguien para justificar esa ruptura y la lucha entre dos lideres.  Tanto Medina como Fernàndez, se centraron en saber quién era más fuerte, algo que ya tenía años llevándose a cabo.

  Los resultados están ahí. Si a todo esto vamos, el ex presidente Fernández sacó las mejores partes porque logró que se diera sus objetivos de sacar su antiguo partido del poder, aunque no fuera con sus fuerzas. Tiene algo de poder y para ser un partido nuevo sacó los votos no esperados. 

  El que desea entender si hubo o no descontentos en el PLD, solamente tiene que ver los números de las elecciones pasadas ya mencionadas, que teniendo una de las más altas abstenciones de la historia en lo presidencial, con 45 por ciento, no todo tuvo que ver con la pandemia y el supuesto temor que según la oposición el gobierno buscaba imponer. Esto porque en el año 2016 el PLD y aliados, recibieron 2,847,438 votos y ahora en el 2020, solamente, 1,537,078 votos, para una diferencia de: 1,310,360, votos menos.  Sin embargo, el PRM, que en el año 2016 y aliados obtuvieron, 1,613,222 votos, y 2,154,866 en el 2020, para una diferencia de: 541,644 votos más. Y a todo esto, los votantes de Fernàndez fueron: 365,226.votos. 

Estamos de acuerdo con la socióloga, Rosario Espinal, que no fue la COVID—19, lo determinante para la abstención y la derrota del PLD, porque de alguna manera aparecieron votos para la oposición, fue que muchos de los seguidores o acostumbrados a votar por el partido morado, simplemente no se motivaron por el candidato o decidieron aplicar un castigo interno. 

Entonces, viendo todo esto, podemos sacar que el PLD debe sopesar qué pasó con da gran cantidad de votos que no se motivaron a pesar de todos los planes sociales y de los años en el poder. ¿Fue realmente decisivo todo el elemento corrupción? ¿La falta de renovación en los estamentos del PLD surtió efecto? ¿Hubo un voto de castigo interno por la forma de manejarse del presidente Medina? ¿Afectó la división lo suficiente? Son muchas las preguntas que deben responderse los morados, si quieren volver alguna vez. 

Del otro lado, el PRM, debe buscar sacarse el fantasma del PRD y muchas de sus ejecutorias que son características, y que alguno de sus grandes dolores de cabeza no salgan a estropear el escenario. Asimismo, que puedan cristalizar todo lo prometido y convertirlas en cambios sociales, políticos y economicemos reales. Porque las expectativas son muy altas, aún más que aquellas con las que llegó el ex presidente Fernández en su primer gobierno y luego de la crisis creada por Balaguer y los mercados internacionales. 

En cuanto a la nueva fuerza política de oposición, buscará asumir esa posición para crecer. Pero no creemos que sea teniendo a un Fernandez aspirando al poder sino delegando y mostrando su experiencia para hacer crecer nuevos líderes sin máculas. 

Y los partidos pequeños y minoritarios como Alianza Pais, deben sopesar por qué no siguen creciendo. ¿Qué les está impidiendo llegar a una mayor preferencia? Quizás mirarse haciendo un trabajo más continuo y de mayor tiempo y no precisamente para y solamente en elecciones. 

Hasta ahora,  al menos en las selecciones  ha logrado el presidente electo atraer buena atención. Esperemos como esto se traduce a la práctica. 

La historia responderá en lo adelante quiénes habrán reflexionado de forma real y cuáles prefieren seguir pisando sobre los mismos errores históricos. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba