Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Optimismo, retos y realidad


  • 01.03.2021 - 12:00 am

En su rendición de cuentas  ante la Asamblea Nacional, el presidente de la República, licenciado Luis Abinader, pronunció un discurso sustentado en el optimismo, la fe y el aliento, con el objetivo de despertar luces y esperanzas por una mejor sociedad.

Además, se resaltaron los retos de gobernantes y gobernados, a fin de aunar esfuerzos y voluntades para superar los problemas sociales y económicos en aras de retornar a la normalidad, un año después de la generación de la crisis sanitaria, económica y social provocada por  la COVID-19.

Corresponde a los líderes de los pueblos, emitir mensajes positivos, animar a la población e incentivar procesos en procura del bien común; esa es la fórmula que evita  la depresión, el desaliento y el pesimismo; ese fue el espíritu de la intervención del  jefe del Estado.

Prometer vacunar a la población en un 80 % antes de julio de este 2021, destinar los recursos necesarios para combatir la pandemia, prevenir y controlar la enfermedad, despeja un poco el temor y las penurias ocasionadas por la COVID-19.

Se deben ponderar las promesas de obras, incluidos megaproyectos, pero al mismo tiempo es vital identificar las fuentes de los fondos que se utilizarán para dotar al país de estructuras y superestructuras, las cuales influirán en la transformación de República Dominicana.

No obstante, hay una realidad socioeconómica que no puede ocultarse, la cual se expresa en inflación, desempleo, insalubridad, disminución de la producción agropecuaria e industrial, impacto del coronavirus en las actividades productivas y la vida de los dominicanos, violencia, destrucción del medio ambiente, delincuencia y corrupción.

Frente a esa problemática se deben asumir con responsabilidad los desafíos y propiciar las alianzas público-privadas, con el propósito de recuperar la economía, rescatar la producción nacional, aplicación de políticas públicas eficientes, conservar y preservar los recursos naturales, contrarrestar el crimen organizado, seguridad ciudadana, e­rradicar las transacciones dolosas y trabajar para crear la República Dominicana que queremos.

Mientras más se acercan a  la verdad y la razón, los líderes concitan confianza e inspiran a los pueblos a luchar por justicia social, equidad, bienestar social e igualdad, por tal razón, se deben conjugar la teoría y la práctica en busca de responder a las necesidades básicas de la gente.

De todos modos, en su rendición de cuentas, el Presidente reitera sus buenas intenciones y su actitud sana y eso convoca a la confianza y a la reflexión, para tomar conciencia de la importancia de unir a todos los sectores en torno a un plan de nación.

Inseguridad en Haití

Asesinatos, secuestros, asaltos y la violencia generalizada se incrementan cada día, en Haití, y convierten al territorio haitiano en una franja “invivible”.

Reina la inseguridad, debido a que integrantes de bandas y mafias operan sin dificultades, porque la Policía es incapaz de controlarlos y por el caos institucional que impera en esa nación.

La semana pasada fueron raptados dos cineastas dominicanos, quienes por su suerte fueron libe­rados; pero ayer un médico haitiano fue asesinado porque se resistió a ser raptado.

¿Cuándo habrá orden institucional y seguridad en Haití?


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba