Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


Nochebuena en pandemia


  • 22.12.2020 - 12:00 am

No podemos decir que el tiempo este año ha pasado sin sentirlo, ya que por primera vez en nuestra generación y posteriores, estamos confrontando una pandemia que cumplirá un año lastimando al mundo y que cada día va dejando una huella.

Lo que empezó en una ciudad de China se ha extendido por el mundo y hoy nos cubre por completo y no obstante la posibilidad de unas vacunas quizás un poco cocidas al vapor, tampoco podría cantarse victoria ya que la propia vacuna (se comenta) no asegura la total erradicación del COVID.

Países poderosos, desarrollados, pobres, en cada lugar del universo se repiten dramas que ponen a la gente de cara a la desesperación. Pasada la primera ola empezó una relajación temeraria que abocó a la segunda que ya tenemos encima, la falta de previsión en los gobernantes en casi todo el mundo unida a la inconsciencia general de poblaciones alocadas que burlan los protocolos adecuados para evitar el contagio, han contribuido a lograr el funesto resultado que estamos enfrentando.

Hay una circunstancia que está igualando a países pobres y ricos y es precisamente esa falta de previsión, ese deseo de volar aunque se tenga sabido que las alas arderán y el vacío será el destino.

Pienso que gobernantes de países como el nuestro y casi todos los demás, mas que en la gente, han pensado en ellos mismos y en intereses particulares que nada tienen que ver con el pueblo propiamente dicho.

Estamos ante un período navideño en el que no abundarán los repiques de campanas sobre la humanidad, desmitificando la historia del nacimiento del Creador del mundo ese ejecutan acciones repudiables que parece que han sido creadas para que llegado enero el contagio se multiplique y como ya dijimos, esto no solo sucede aquí, sino en la gran mayoría de los países con ligeras excepciones en las que Alemania marca la pauta estableciendo la diferencia con el pronunciamiento de Ángela Merkel que entre palabras elocuentes y frenética, derramó lágrimas dictando el endurecimiento de las medidas. 

Ojalá que la primera ministra alemana encontrara imitadores que siguiendo su ejemplo, asumieran que vale la pena resguardar la vida de la gente aunque no se disfrute de cena de nochebuena en familia, con la esperanza de disfrutar muchas nochebuenas sin el peligro existente este año.

Sería fantástico que faltando dos días para la nochebuena, pudiera escribirse sobre temas menos abrumadores que la terrible realidad que acosa a la humanidad, sin embargo, ateniéndonos a la situación confrontada, no hay que callar la verdad o envolver la realidad entre eufemismos.

Que Dios nos acompañe y permita que la llegada del 2021 traiga el fin de la pandemia, que volvamos a abrazarnos sin temores. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba