Comentarios Recientes

0
Luis García Dubus

Luis García Dubus


No son los actos, es la actitud


  • 15.02.2020 - 12:00 am

Yo estoy totalmente seguro de que mi amigo A.C. nunca ha hablado mal de mí. De esto no tengo la más mínima duda. 

¿Qué cómo puedo tener una certeza tan absoluta? Muy sencillo: jamás lo he oído hablando mal de nadie, y no es posible que conmigo haga él una excepción.

 Esta admirable cualidad me recuerda una de las máximas de Benjamín Franklin que dice: 

“No hablaré mal de hombre alguno, y de todos diré todo lo bueno que sepa”.

¿Conoce usted personas que actúan así? ¿Son dignas de su aprecio y admiración?

Conversando con otro gran amigo, me dijo, refiriéndose a las relaciones con sus semejantes: 

“No se puede comulgar por la mañana y maltratar a la gente por la tarde”.

Parece que este Señor tiene un punto de vista similar. ¿De dónde sacaron ellos tres esta idea que ha contribuido a su felicidad, a su paz y a su alegría? 

Quizás leyeron un día el evangelio de Mateo 5, 17-37. El Señor nos habla hoy de la Ley. Y declara que de ninguna manera ha venido Él a anularla. 

Por el contrario, dice que ha venido a perfeccionarla. Por ejemplo, cuando se refiere a la ley: No matarás: 

Dice el Señor: “Pues yo les digo: Todo el que trate con coraje a su hermano... el que lo insulte... el que lo llame estúpido... está violando esta ley”. 

La buena noticia de hoy es un llamado a que superemos dar cumplimiento estricto a las leyes. 

Es una promesa de que el Espíritu Santo desea producir en nosotros el cambio interior que nos eleve de categoría y de dignidad. 

Son palabras motivadoras aceptar un crecimiento en autenticidad y en delicadeza. 

Les propongo esta idea: 

En vista de que: “No es posible comulgar por la mañana y maltratar a la gente por la tarde...”

Durante esta semana yo: “No hablaré mal de hombre alguno, y de todos diré todo lo bueno que sepa”. 

Haciendo esto, no sólo cumpliremos el espíritu de una ley, sino que además creceremos en felicidad, en buena fama y en éxito. 

LA PREGUNTA DE HOY 

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE ACTO Y ACTITUD?

Los actos son algo externo, y la actitud está en el interior. Los actos pueden fingirse, la actitud es la propia verdad. Una persona puede parecer muy fervorosa y estar llena de odio internamente. Otra puede parecer indiferente, y sin embargo puede ser alguien que converse con Dios en su interior constantemente. 

Desde luego, lo perfecto es la autenticidad y la delicadeza: Que los actos correspondan a la actitud. 

“DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZÓN

HABLA LA BOCA”.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba