Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


No la salvemos


  • 30.03.2021 - 12:00 am

Estamos en Semana Santa, desde hace más de un mes, se empezaba a idear la forma mediante la cual los beneficios económicos derivados de estas vacaciones, no se perdieran.

Algunos tímidamente, otros más audaces, las autoridades de los distintos países, barajaban la fórmula de “salvar” la Semana Santa.

Algunas décadas atrás, las actividades que envolvían el período santo eran puramente asunto de la iglesia, no se pasaba más de misas, procesiones y otros eventos concernientes al período.

Sin embargo con la apertura mundial del turismo, la Semana Santa está incluida en el calendario de eventos como una de las principales atracciones, sobre todo en países caracterizados por el despliegue de actividades relacionadas con ella.

Es la segunda vez que luego de la pandemia, el mundo celebra este período que es tomado en cuenta para meditación por los menos, ya que la gran mayoría prefiere vivirla como unas vacaciones en las que se disfruta de todo, menos de un encuentro sagrado.

Es precisamente la presencia del COVID-19 lo que hace temer a la población sensata que la llegada de Semana Santa pueda derivar en más contagios y muertes.

En España por ejemplo, se ha vivido lo sucedido con las vacaciones de verano del pasado año, se levantaron todas las restricciones y se relajaron protocolos con la finalidad de “salvar” las vacaciones,  se vivió a partir de septiembre la lógica consecuencia de una violenta ola de muertes y contagios.

Igual situación se dio en muchos países incluyendo el nuestro, para las navidades pasadas donde sucedieron idénticas acciones por “salvar” las navidades.

Como parece que no aprendemos, se sigue creyendo que el virus se puede encerrar y esconder la llave por el tiempo que sea conveniente para cada país, puede que se repita a nivel mundial la experiencia nefasta de contagios.

El mundo aún no despierta de la pesadilla que ha representado esta pandemia, aún así nos obstinamos en repetir patrones conocidos, Semana Santa y Navidad que tiempos ha, fueron épocas de recogimiento y encuentros familiares, son ahora, francachelas que arrojan números rojos en accidentes y si encima sumamos el perjuicio de la presencia del COVID, que Dios nos ampare.

En este país ya tenemos unas cifras tristes en lo que a contagios y muerte se refiere, ojalá que el gobierno y el Ministerio de Salud actúen en consecuencia y no se anuncien medidas excesivas de relajamiento de protocolos.  

Ya sabemos que la mayoría de la gente cuando se habla de disfrutar, lo hace sin medida, luego serán los primeros en exigir que se les de toda clase de asistencia, aunque hayan actuado neciamente. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba