Comentarios Recientes

0
Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos


No hay nada oculto que un día no haya de saberse


  • 04.09.2019 - 07:09 pm

“ Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz. La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas. Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas. Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor."  (Lucas 11:33-‬36)
   
"En esto, juntándose por millares la multitud, tanto que unos a otros se atropellaban, comenzó a decir a sus discípulos, primeramente: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse.  Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas." (Lucas 12:1-‬3)
   
Uno de los grandes males que sufre el ser humano aquí en la tierra, no es el cáncer, o una enfermedad terminal, o falta de dinero para suplir las necesidades básicas. El Gran mal que sufre la humanidad hoy en día desde el mismo inicio de la creación, es el Pecado. Cuando éste es descubierto llena de una terrible vergüenza al transgresor de la ley de Dios, como ocurrió con Adán y Eva: "Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.  Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí." (Génesis 3:1-‬10)
   
La inocencia observada antes de desobedecer a su creador, fue reemplazada por la culpa y la vergüenza, y desde ese entonces hasta el día de hoy el ser humano tiene que apoyarse en su consciencia para distinguir el bien del mal y no guiarse por los principios establecidos por su creador para liberarse de la esclavitud del pecado, inventando innumerables métodos para ocultar su pecado, como muchos, que buscan y contratan expertos en ocultar su robo al estado pensando que nunca serán descubiertos y se olvidan de la sentencia dejada claramente en las sagradas escrituras, por medio de aquel que es mucho más inteligente, el cual nos enseña: "Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse." (Lucas 12:2)
Los robos, adulterios, mentiras, engaños, sobornos, y leyes que dividen y destruyen a la familia. Un día todos los seres humanos tendrán que comparecer delante del tribunal de Cristo para ser juzgados por él y dar cuentas por sus hechos: "Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo."(2 Corintios 5:9-‬10)
   
Es muy importante prestarle atención a la palabra de Dios y nunca tratar de pensar que las buenas y malas obras que hemos hecho nunca saldrán a la luz, ya que nada escapará del juicio divino, es por esto que Dios enseña en la Biblia, que es la palabra de Dios lo siguiente: "Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos." (Hechos 17:30-‬31)
   
No permitas que tu corazón te engañe pensando que nadie se dará cuenta de tus malas acciones, ya que Dios enseña que el corazón es muy engañoso y así puedas permitir que Dios te de un nuevo corazón: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras." (Jeremías 17:9-‬10)
   
Pero, la misericordia de Dios llevó a su hijo Jesucristo a la cruz del calvario para darte un nuevo corazón: "Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios." (Ezequiel 11:19-‬20)
Cuando tus pasos se apresuren a hacer y cometer un hecho que sabes que no agrada a Dios nunca debes olvidar que tú creador te está observando y que nada escapa de su presencia: "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta." (Hebreos 4:12-‬13)
   
Es Tiempo de tener Un Encuentro con Dios y no tratar de pretender ocultar las malas acciones que perjudican a las personas que las cometen, a sus familias y a nuestra nación. Nunca olvides que no hay nada oculto que un día no haya de saberse.
- Todas Éstas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960-


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba