Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


Los Caballeros Montecarlo


  • 23.02.2021 - 12:00 am

Escribir sobre ellos me convierte en arquitecta de letras uniendo retazos encontrados aquí y allá.

Buscar canciones y escucharlas completas ¡Gran sacrificio! canciones de una época de fantasías escondidas entre hojas de cuadernos de una adolescente estudiante de cursos preparatorios.

Anhelaba escucharlos, deseaba íntimamente tener la valentía para escaparme a cualquier lugar donde se anunciara su presentación y nunca lo hice ¡Que cobarde fui!

Me gustaban todos sin embargo, el Chino Joa con su voz incomparable afianzaba mi anhelo de conocer de cerca a Los Caballeros Montecarlo. 

Hace tiempo que recopilaba datos sobre ellos, hoy unas líneas, mañana una breve crónica, no entiendo como habiendo sido tan grandes, haya tan poco material para documentarse sobre ellos. 

Eso poco importa, haré de cuenta que estas crónicas son joyas con las que trataré de crear un collar entretejido de nostalgia que de antemano dedico con admiración, a los integrantes de la orquesta dominicana con más elegancia, la más selecta.

La Compañía Anónima Tabacalera lanza en 1965 la creación de una orquesta para amenizar los eventos de sus empleados, fue iniciativa de su administrador Caonabo Almonte Máyer.

Una élite seleccionada con esmero en cada renglón del arte que tenía a la cabeza al destacado pianista Jorge Taveras como director, los primeros integrantes fueron Héctor Jiménez piano y acordeón, Juan Pablo Pichardo y Ramón Rivas (Céfiro) en las guitarras, Julio Grisanti y Leo Pichardo cantantes, unas voces tan selectas que cualquiera diría que fueron señalados por los propios ángeles.

A los integrantes originales se les sumaron más músicos y cantantes, tal era el auge alcanzado por la orquesta.  

Guaroa Madera, Ángel Buzi, José Emilio Joa (el Chino) y Nicanor (Piro) Valerio, los violinistas José Lora, Manuel JoaquÍn Curiel (Papi), Ramón Rodríguez, Rafael Tobías Molina y Leonel Cantizano, eran los cantantes.

Acompañaba a esta pléyade de vocalistas,  distinguidos músicos con la tarea de interpretar los diversos instrumentos que contribuyen a dar calidad al sonido orquestal.  

Existe una anécdota sobre el nombre de la orquesta, se dice que durante una presentación en Puerto Plata, alguien del público dijo: “Ahí van los caballeros Montecarlo”, desde entonces empezó a calificarse como tal. Montecarlo era en aquellos tiempos el cigarrillo preferido por los fumadores.

Los Caballeros Montecarlo crearon un estilo inconfundible, sus componentes eran lo mejor de lo mejor, despertaron ilusiones, llenaron tantas vidas, sin saberlo anidaron sueños en corazones de jovencitas que acariciaban romances cuasi infantiles en sus mentes plenas de fantasía. 

Se demuestra una vez más que Santiago es Santiago, ¡Que troncos de voces, que magistrales pianistas, que inigualables músicos!

¿Porqué no vuelven? 

¡Si lo hicieran no me perdería la oportunidad de aplaudirlos hasta hacer sangrar mis manos!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba