Comentarios Recientes

0
Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado


Lo único permanente es el cambio


  • 25.10.2019 - 06:38 pm

A pesar de esta realidad de que lo único permanente es el cambio, la mayoría de los seres humanos tenemos algún tipo de miedo al cambio.
   
Este miedo casi instintivo al cambio lo llevamos en la sangre.
   
En la actualidad la sociedad dominicana necesita un cambio de paradigma en su organización social, política y económica.
   
Tenemos un modelo social cimentado en los anti-valores  del personalismo autoritario, que no ha promovido la participación responsable de los ciudadanos, sino que más bien ha promovido un sistema clientelar que ha erosionado lo más valioso de cada ciudadano, que es su sentido de dignidad y de auto-suficiencia como un sujeto que con su trabajo digno logra su autonomía y la de su familia.
   
Necesitamos un cambio de modelo que no dé a los ciudadanos el pez, sino más bien que los enseñe a pescar. Necesitamos un cambio que oriente al ciudadano común para que entienda que así como el ave nació para volar, el ser humano está convocado por el Creador al trabajo productivo, ya que en el libro del Génesis Capt. 1, verso 8, recibió este mandato del Creador: “Dominarás el Universo”.
   
El dominio del Universo supone el trabajo productivo como el mejor medio para mejorar la obra de la Creación y a la vez ganarse el sustento con dignidad.
   
El modelo social asistencialista y clientelar podemos decir que es causa y efecto a la vez de la ola de delincuencia que hoy nos azota a todos. Tal es el  caso de los  Comedores Económicos en los barrios, donde con 10 pesos alguien se come un plato de comida,  luego se puede ir a dormir y este sujeto tiene toda la noche para salir en pandilla a hacer sus fechorías en contra de los que trabajamos.
  
 Cuando un ser humano trabaja sus ocho horas espera la noche para descansar en su casa.
   
Si queremos frenar la delincuencia, tanto urbana como rural, tenemos que promover el pleno empleo aunque sea sembrando árboles y haciendo alguna labor de limpieza.
  
 Todo el dinero que se invierte en asistencialismo denigrante de la dignidad humana debe ser orientado a ofrecerlo a cambio de alguna labor productiva.
   
Sólo a los ancianos, viudas, minusválidos, etc. se les debería dar el sustento.
  
 Necesitamos propuestas claras y definidas que nos lleven al pleno empleo como el instrumento más idóneo para reducir la delincuencia y la inseguridad a su mínima expresión.
   
Necesitamos un cambio en la organización política de tal forma que se tome en cuenta la participación ciudadana, ya que si el soberano es el pueblo, no debemos seguir utilizando a los ciudadanos como marionetas cautivas por una ridícula tarjetita de un bono-gas, una comprita de 800 pesos y una tarjetita de seguro subsidiada.
   
Los programas que ofrecen subsidios no resuelven nada, crean más dependencia.
   
Cuando se asume la promoción del trabajo como política de Estado los frutos se recogerán a corto plazo.
   
No olvidemos que el activo más valioso de una Nación es su fuerza laboral productiva, el paternalismo aliena y envilece al ser humano.
  
 Necesitamos un cambio profundo en el aspecto económico. Ya el actual se ha centrado en el endeudamiento para cubrir déficits y aumentar la nómina del Estado.
   
Este modelo ya fracasó, pues el alto nivel de endeudamiento en dólares nos sitúa en una posición de alto riesgo de caer prisioneros por los acreedores, ya que en el sistema capitalista neo-liberal no hay ningún rasgo de humanismo y menos de solidaridad.
   
Es urgente desterrar de nuestras mentes el miedo al cambio, ya que no tenemos nada que perder y mucho que ganar.




Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba