Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


La tres causales


  • 27.04.2021 - 12:00 am

La palabra aborto es odiosa, lleva en si misma un valor homicida repudiado por la conciencia.

El aborto no es un simple asunto que pueda zanjarse mediante protestas feministas ni debe dejarse en manos de grupos de mujeres abanderadas de cierta fuerza, o legisladores habituados a levantar la mano aprobando proyectos de los que puedan extraer apoyos o beneficios.

Hay mucha más humanidad y sensibilidad en las tres causales, para entenderlo se necesita precisamente, sentido de sensibilidad y suficiente humanidad.

Ser madre es una cadena que toda mujer cuelga de su pecho, no es suficiente engendrar y parir, la tarea compromete de por vida, un hijo es un apéndice nuestro que crece en otro cuerpo y que llevamos de la mano desde que ve la luz, hasta que se apaga la nuestra.

El nacimiento de una criatura que en hogares formados y bien avenidos es una gloria, puede a veces convertirse en un calvario para mujeres solas y desamparadas.

El desgaste de los valores familiares hacen dar un giro a las sociedades y muchas familias enfrentan graves dilemas, con suma frecuencia vemos noticias de violaciones y relaciones incestuosas de padres, hermanos, tíos que abusan de niñas y jóvenes muchas de las cuales quedan embarazadas.

Las tres causales discutidas:

Incesto:

¿Habrá una situación más aberrante para una mujer a que la obliguen a parir un hijo de su propio padre o de su hermano? 

Hijos deformados:

Mujeres embarazadas que traerían hijos al mundo, cuya deformación sería incompatible con la vida.

Madre en peligro: 

Embarazos de alto riesgo en los que la madre podría morir.

Esas especificaciones conforman las tan cacareadas tres causales debatidas para su inclusión en el nuevo Código Penal del país.

De ellas se ha dicho todo, cada “experto” inventa cátedras sobre “el derecho a la vida”, derecho que parece no existir cuando se trata de delitos que acaban con vidas inocentes sin embargo, se visten de aparente moral para definir las bondades de la maternidad.

Ante tanta hipocresía no cabe defensa de la verdadera integridad y como siempre, la balanza se inclinará hacia lo consensuado como “el valor de la vida”.

Con la negación se da vía libre a que la mujer que deba practicarse un aborto y pueda pagar, lo hará pero también se abre la puerta a mercaderes de la muerte que desde siempre hacen abortos en patios traseros y lugares sin la más mínima higiene ni seguridad, eso sí es irrespetar la vida.

Un aborto es doloroso y traumático para una mujer, no obstante, hay circunstancias que no dejan alternativas.  

Estas son otras caras del aborto, antes y después de la disputa, había y continuará habiendo  muertes por abortos mal practicados.

  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba