Comentarios Recientes

0
Vinicio Guzmán Luciano

Vinicio Guzmán Luciano


La solidaridad ha llegado


  • 30.03.2020 - 12:00 am

No todo es malo, el germen del fenómeno, no es para alarmarse si hay causas para compartir y desprenderse de lo mas preciado.  Hoy mas que nunca, el Estado dominicano, se proyecta a utilizar sus instituciones no solo para emergencias, sino que, hay para darle a todos, y todavía se hace con mezquindad y asegurar no propender a quedarse sin nada.

El desprendimiento ha venido, aunque muchos, no se han desprendido o no se han querido desprender, pero el fenómeno ha hecho tranquilizar las mas contundentes actitudes ambiciosas y de individualismo irracional. empresarios que aunque ni dan ni ofrecen, pero tendrán que recibir menos, y aprender a perder si no usan lo que tienen para dar, compartir, solidarizarse, pagar bien, tratar bien.

El fenómeno pudo traer consigo, un ambiente de igualdad, donde muere un poderoso, ahí mismo muere un pobre. El fenómeno no respeta rango. No hay que hablar, está en la palestra, está en pueblo, la idea de que lo que debemos es andar con cuidado, con mucha cautela, y como somos un pueblo que no tiene cultura de guardarse, sino de salir a la calle a compartir, a abrazar, a saludar, a jugar, no se hace tan fácil cumplir una cuarentena que quiera Dios, se termine, y las cosas tomen su lugar de nuevo.

No hay lugar para el apego, para el egoísmo, individualismo y la ambición, sin tiempo para acaparar, para proponer el engaño, las sobre valuaciones, las agendas ocultas de los precios a productos necesarios.

Ya no superávit, no agiotismo, no usura, no mercado negro, no a las pesas falsas; en fin, ninguno de estos males comerciales deben practicarse, en desmedro del pueblo, ese pueblo que salió primero, de las luchas de Roldán, luego la guerra de Enriquillo y al fin la liberación con Lemba.

Se acabó con el fenómeno, las luchas de clase o del hombre por el hombre a ver cual tiene o debe tener el poder y los privilegios. No mas oligarquía exponiendo su opulencia ante la nefasta y vergonzosa inopia del indigente, del cual, tiene que soportar sus indelicadezas, el maltrato a la biodiversidad y el irrespeto por todo lo que es naturaleza, todo en busca de lo que le interesa, la plusvalía en sus bienes, aumento de la mano de obra barata, menos precios asequibles y pagos de sueldos muy por debajo del costo de la canasta familiar.

Entonces, ya no es esa vida, de explotación y desventajas para los tantos y privilegios y ganancias para los pocos.  Dios nos ha dado a entender, que un simple fenómeno, nos ha hecho vulnerables y que sin Dios, no podemos seguir viviendo, sin fe es imposible continuar.  Sin mirar a Dios no va a solucionar nuestras miserias, que no son básicamente materiales o que falte para el pan de cada día, son miserias del alma, del espíritu, miserias humanas, con carencias no de bienes, sino de relación con el creador, característica del vacío existencial.  Ya no mas el juego a la religión y de tomar a Dios como una moda o concepciones ideológicas, filosóficas y sutiles. El sublime Dios del universo ha hablado, y lo ha hecho con este fenómeno que parece simple, pera ha parado en seco a la humanidad y ha detenido el avance egoísta, soberbio y prepotente de las naciones imperiales. La vuelta a Dios es la consigna, no hay argumento que valga, Jesucristo es la respuesta y además, es el aviso a una inminente noticia de relevancia universal.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba