Comentarios Recientes

0
Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua


La socio-somatización en tiempo de pandemia


  • 12.01.2021 - 12:00 am

La somatología, es el tratado biológico del cuerpo (Soma: totalidad de la materia corporal de un organismo vivo-logo es tratado). Por lo tanto esta palabra encierra un tratado sobre los seres vivos y su cuerpo.

Llenos de espanto y terror vemos y sentimos cómo en el calvario de la pandemia, (este fenómeno patógeno que ha traído consigo la enfermedad ambigua de síntomas variados de alucinaciones y falacias, psicosomáticas), basado en  el pánico y las alucinaciones ficticias de utopía. Este síndrome pandémico refleja angustia depresiva con la agonía de un camino y laberinto depresivo y sin salida debido a la partida de seres queridos, por la falta de afecto, ausencia de cariño y el bajo ingreso y la claustrofobia.

La ingesta de alcohol y dependencia de vicios, como también el sedentarismo y el círculo vicioso triste de la soledad, llevan a crear situaciones y cambios dramáticos imprevistos.

La mente, como sabemos, actúa y reacciona de acuerdo a la escala y nivel del estado anímico, o sea el pesimismo o el optimismo que la embarga; y la conducta colectiva reflejada dentro de la imperante y discurrente actualidad es usual y típico, como síntoma colateral, frente a la nueva realidad, creándose un perturbo de una baja autoestima y una inseguridad y el síndrome fatalista de la suspicacia y el escepticismo…como la descon-  fianza. La nebulosa de estos factores crea enfermedades sicosomáticas como la pérdida insoslayable de la realidad en desmedro de la salud mental  que generan situaciones de alucinaciones dramáticas que aparentan creíbles muchas veces.

Se crean especulaciones y conjeturas contradictorias y misteriosas, túneles y madejas infinitas sin explicaciones convincentes  que satisfagan la lógica y el sentido común, y un hecho que misticismos que aparentan veracidad movido todo por el estado dominante  desarrollando situaciones paranoicas colectivas.

Salpicado y caracterizado por la llegada de un año nuevo, confuso e impredecible, el cual podría ser exigente de pronósticos disímiles y dificultades  como la desaparición de valores, e insólita pérdida de personas, y vacío de baja en la economía y fallas sensibles y augurios fata-listas. Esperamos la venia del Santísimo para que nos brinde un año de suerte, abierto y pletórico de lo mejor y al margen de maldiciones que parecen maléficas. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba