Comentarios Recientes

0
Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos


La relación del hombre con Dios


  • 17.07.2019 - 06:10 pm

“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.” (1 Juan 2:1-‬6)‬

“Éste es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.” (1 Juan 1:5-‬10)‬

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” (Romanos 3:23)
Una de las bondades y grandezas de Dios, quien creó todas las cosas para su gloria y honor es que él cuida su creación, la protege y quiere tener una comunicación bien cercana con todos los seres humanos, pero tristemente el pecado, la desobediencia hacia Dios trajo como consecuencia una separación tan profunda que solo Dios mismo puede solucionar y nadie más: “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua. No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad; confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben maldades, y dan a luz iniquidad. Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que comiere de sus huevos, morirá; y si los apretaren, saldrán víboras. Sus telas no servirán para vestir, ni de sus obras serán cubiertos; sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapiña está en sus manos. Sus pies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad; destrucción y quebrantamiento hay en sus caminos. No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz.  Por esto se alejó de nosotros la justicia, y no nos alcanzó la rectitud; esperamos luz, y he aquí tinieblas; resplandores, y andamos en oscuridad.” (Isaías 59:1-9)

¿Cómo podemos llegar a tener nuevamente comunión con Dios? ¿Cómo ésta puede ser restablecida? Ya nuestro Señor Jesucristo hizo todo lo que se necesitaba hacer para que podamos acercarnos a Dios con limpia conciencia, Él vino a este mundo y murió por la maldición que nos separa de Dios, nuestro pecado, debemos venir en humildad a los pies del Señor Jesucristo y pedirle perdón de todo corazón, y no tratar de ocultar nuestro pecado: “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.  Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.” (Proverbios 28:13-14)

“La maldición de Jehová está en la casa del impío, Pero bendecirá la morada de los justos.  Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores, Y a los humildes dará gracia.” (Proverbios 3:32-34).

La relación con aquel que dijo: "Sea la Luz", y así sucedió, he hizo todo con la palabra de su poder, ése acercamiento y amistad con Dios te ayudará a entender que solamente él te guiará a ser sabio e inteligente, como él lo enseña en su palabra, la sagrada escritura: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.” (Juan 15:5)

Tú relación con Dios te guiará a la morada celestial por toda la eternidad: “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?” (Juan 11:25-26)

Tú relación con Dios garantiza tú seguridad de vivir eternamente con él: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” (Romanos 8:1)

Ahora, Dios quiere enseñarte a través de la biblia, su palabra, lo grandioso y majestuoso de aquel día cuando estés delante de él: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.  Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (Apocalipsis 21:1-4 )

Todas estas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960-


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba