Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


La propuesta de Haime Thomas


  • 08.04.2020 - 12:00 am

Durante muchísimo tiempo se ha discutido la mejor manera de organizar a los países para agilizar su desarrollo y su convivencia; se ensayó con los conceptos descentralización y desconcentración tratando de alcanzar la eficiencia de los presupuestos; las naciones que ocupan amplios territorios como Méjico, los Estados Unidos, Argentina, Colombia e incluso el Perú se aplicó la modalidad de los estados confederados y las regionalización para  prevalecer de manera pacífica y lograr un considerable desarrollo. 

Gran parte de los Estados europeos se organizaron a través de la denominada regionalización, procurando siempre distribuir los presupuestos acordes a las necesidades de las regiones. En definitiva la actividad política se enfocó en construir los modelos administrativos en función de los aspectos socios culturales y productivos de estas demarcaciones.

Descentralización para el derecho administrativo es una forma jurídica en que se organiza la administración pública, mediante la creación de entes públicos por el legislador, dotados de personalidad jurídica y patrimonios propios, y responsables de una actividad específica de interés público.

Algo parecido ocurrió en los primeros gobiernos de la administración del PLD con la puesta en marcha de las Reformas Sectoriales emprendidas en sector salud, por ejemplo, donde surgieron las Regionales de Salud y las Direcciones Provinciales –separación de funciones-. También, como consecuencia de esta ola de readecuación institucional aparecieron nuevas expresiones territoriales. 

A raíz de la crisis del corona virus (COVID19) surge la propuesta del comunicador Haima Thomas para poner en marcha comisiones regionales para afrontar esta crisis. Según puede entenderse se trata de conformar una comisión para las tres regiones del país (Cibao, Este y Sur) lo cual permitiría disponer de una visión de mayor alcance en el ataque de una pandemia cuya repercusión empieza a sentirse en la población. 

Otras propuestas resultan digna de consideración, como la relacionada con la entrega del 20% de los recursos del Fondo de Pensiones (AFP) a los trabajadores. Esta propuesta o iniciativa ayudaría a palear de inmediato la realidad de los trabajadores, quienes carentes de otros medios podrían salir hacia adelante si se considera la gran cantidad de empresas que buscando vía para sobrevivir suspendieron unos 26 mil trabajadores en la primera fase de esta pandemia. 

La crisis se enfrentan con creatividad y con un horizonte claro: Salvar vidas y disminuir el impacto de la pandemia entre los habitantes; evitar el saldo en vida y mitigar las condiciones materiales de la gente.

La propuesta del Haime Thomas resulta ser pertinente en la medida en que nos vamos adentrando en la crisis y se van empleando los recursos; hasta ahora, el momento obliga a distribuir los kips para las realizaciones de las pruebas masivas para ir adecentando la turbia realidad. Si no se dispone de una autoridad local para canalizar los recursos se empuja a la población hacia el caos. Ahí radica la idea del comunicador Thomas, quien observa con detenimiento como las autoridades y los recursos locales no se visualizan y mucho menos permiten diagnosticar a la gente en un plazo breve y en sus respetivas localidades.

La experiencia dice claramente que los países que hasta ahora van emergiendo de esta difícil situación sanitaria disponían de un modelo de atención y organización para la realización de las pruebas bien definido y transparente. Fueron capaces de realizar diagnosticos con suficientes rapidez y con decisiones muy bien definidas (protocolos) para desarrollar las acciones de salud en las comunidades donde aparecían los infectados. 

Crear una comisión local, tal como lo propone Haime Thomas empujaría a atacar esta pandemia con una estrategia de mayor alcance. La concentración de las pruebas en la capital de la Republica no va a permitir frenar en un tiempo breve la pandemia. Los prejuicios históricos de que la capital es la capital y que desde allá deben conducirse todos los aspectos relativos a la pandemia deben quedar atrás.

Hay que desarrollar una iniciativa donde se conforme una comisión local con la suficiente capacidad para decidir cosas, como las ayudas, usos de los recursos, socorrer a los más vulnerables, mejorar la comunicación e emprender acciones de acuerdo a la realidad local.  

La provincia de Santiago históricamente ha ocupado un rol de primer orden cuando se trata de emprender acciones patrióticas. No resulta extraño, pues, que desde ya empiecen a surgir inquietudes de la naturaleza como la del señor Haima Thomas, sin el menor interés, que no sea aquel relacionado con el desempeño orientado a salvaguardar las vidas de los dominicanos. 

Prestar la debida atención a esta propuesta no es descabellado, si se consideran los recursos disponibles y el alcance de una situación a la que no se le ve el final, ni aquí ni en otros países con más condiciones materiales para afrontar esta situación. Nos salvan las ideas; nos salvan las propuestas desinteresadas como esta y la capacidad de los pueblos para ser capaces de recurrir a quienes están dispuestos a aportar y entregarse en procura de la defensa de sus congéneres. Vamos a ponerle atención a esta propuesta.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba