Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


La marca país


  • 27.10.2020 - 12:00 am

Hace poco el presidente Luis Abinader, realizó el lanzamiento de la marca país, esperamos que no se hunda entre las burbujas de la fama, porque escándalo ya empezó a desatar con respecto al logo que supuestamente, ha sido plagiado a un creativo ruso.

Es bueno que el país empiece a ser una marca competitiva en el mercado internacional. Turismo, cultura y pueblo en general salen beneficiados, unos haciendo negocios que dejen jugosos beneficios, quizás quede al pueblo la satisfacción de saber que el nombre de su tierra se menciona positivamente por medio de la cotización de sus productos.

El presidente Abinader dijo en la presentación entre otras cosas, que “desde hace más de cinco siglos que la marca país empezó a afianzarse cuando el destino nos convirtió en el inicio del nuevo mundo”, muy bien por el presidente, personalmente me ha gustado mucho este guiño histórico, efectivamente el nuestro, fue el nombre que primero cruzó el océano.

Volviendo a la marca país, ojalá sirva para ser más audaces en cuanto a exportaciones, países más pequeños tienen un nombre autorizado debido a que sus instituciones defienden a sus naciones y sus productos son respetados e identificados en el mercado internacional. 

Adonde voy, siempre busco productos dominicanos, tengo minada la “calle” destinada a los productos generalmente latinos, lo hago con la esperanza de encontrar algo que diga “hecho en República Dominicana”.

Es diferente en Madrid, Barcelona y Valencia donde se concentra mayor cantidad de dominicanos y existen  firmas que venden productos de allí, al menos en Sevilla a pesar de que hay cantidad de dominicanos residentes en Andalucía, el nombre de nuestro país brilla por su ausencia.

Hace mucho tiempo que lo poco que habitualmente aparecía en los supermercados como leche de coco, sazones, salsas china e inglesa de marca dominicana, ya no existen, a excepción de algunos rones y cigarros que admiten fabricación dominicana, propiedad de firmas extranjeras y a veces envasados en España.

En toda Europa, los únicos productos que salvan nuestra bandera son ron Barceló y Brugal, mi emoción se desborda admirando las vallas comerciales de estas firmas, entre rojo, blanco y azul, bordeando los caminos españoles, es hasta el momento la auténtica marca país porque nos identifica y todos saben que son productos dominicanos.

Hace poco en mi acostumbrada cacería de productos criollos, luego de buscar y rebuscar, me fijé en un renglón donde ponían ANDINO, como amante de conocer la cultura de cualquier país, me detuve a curiosear y cual no sería mi sorpresa al descubrir entre una serie de alimentos, licores y enlatados a nuestra Malta India.

Acontecido en Sevilla en un gran supermercado, uno de tantos de una afamada cadena, parece mentira que seamos tan apocados que no interese a nuestras autoridades destacar las cosas nuestras, habían banderas de cada país identificando sus productos, los nuestros (Malta India) estaban fichados como andinos, si no me pasó desapercibido es por ser dominicana y conocer el producto, supongo que de la cantidad de compradores que pasan a diario por allí, quien lo compre ni leerá ni sabrá nunca que está tomando una Malta dominicana, no andina.

¿A quien culpar?  Habiendo en Sevilla un consulado dominicano, quizá recaiga en esa institución parte de la responsabilidad de exaltar y defender las cosas que nos atañen, al final expreso una vez más mi angustia, porque a pesar del gran flujo de dominicanos que van y vienen por Europa, no siento que el nombre nuestro sea tan fuerte como debería.

En la Feria de las Naciones que se hace todos los años, el pabellón dominicano es propiedad de una boricua y me pregunto a que se debe tal cosa.  

Con la creación de la marca país, esperamos que estas irregularidades empiecen a resolverse, quizás lo primero que se deba hacer donde quiera que exista una representación diplomática dominicana, sea establecer contactos culturales y promover actividades donde se den a conocer  cosas nuestras que no sea merengue, ron o tabaco (que también) pero no hay que afianzarse solo en eso.  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba