Comentarios Recientes

0
Ramón E. Durán

Ramón E. Durán


La inmigración haitiana en la República Dominicana


  • 18.10.2019 - 06:06 pm

Lamentablemente parece que nuestro país nunca podrá  dejar de  prescindir  de la mano de obra de los nacionales haitianos y aunque no formamos parte del conglomerados de naciones  desarrolladas   donde se hace necesario la presencia de  los  inmigrantes, los dominicanos hemos estado forzado a recibirlos   aún violando las leyes nacionales, por nosotros compartir la isla con un país con  alto índice de pobreza, siendo su única opción  emigrar a nuestro territorio en busca de mejoría para no dejarse morir de hambre.
    
El problema de la inmigración no es exclusivo de la  República Dominicana, es un problema con el que tienen que   lidiar todos los países ricos,  o  con   cierto nivel de desarrollo  y  donde la pobreza no es tan manifiesta, porque aunque en este país  hay  pobreza, los haitianos que   llegan a nuestro territorio    pueden tener un mejor desenvolvimiento con la posibilidad de   pasar menos hambre  trabajando la tierra en la zona rural, así como con   acceso  a los servicios de salud pública.  
 
En nuestro país el nacional haitiano  es quien  realiza los  trabajos más difíciles en la industria de la construcción  y todo lo demás  que aparezca que el dominicano rechaza. Aquí hemos  visto  haitianos  conduciendo vehículos del transporte público, motoconchando o haciendo delivery en los colmados, restaurantes  y demás negocios que ofrecen diversos  servicios.
 
El  haitiano que  viene al país  lo  hace con el propósito de  ´´buscársela´´ de la manera que sea,  como decimos popularmente,   para  no pasar hambre y enviarle algún dinero a los familiares que dejaron en su nación. Sin pretender denigrar de  su dignidad,  cuando se nos muere una mascota y tenemos que enterrarla, por dinero  el haitiano  se encarga de darle ´´sepultura´´, labor  que  hacen pocos  dominicano.

De acuerdo a un reporte de prensa desde San Juan de la Maguana  en el sur del país, se  indica  que ´´los controles migratorios para detener la entrada de haitianos indocumentados  son casi ´´una quimera´´ porque la presencia de esos obreros es imprescindible para las actividades agropecuarias que se  realizan con métodos tradicionales, no tecnificados.
    
Señala el informe que los haitianos, en un ciento por ciento,  son los que les dan mantenimiento  y recolectan la producción de habichuelas, maíz, guandules, batata, lechosa, limones y demás rubros del agro, y es que  aquí como en muchos países del mundo el inmigrante realiza el trabajo que los nativos rechazan.
 
Según datos de la Naciones Unidas hasta el año 2017 en el mundo existían aproximadamente 258  millones de inmigrantes.  Estados Unidos Por su condición de primera potencia es la nación con la mayor cantidad de personas nacidas fuera de su territorio con algo más de  50 millones, que   representan  el 15 por ciento de la cantidad  de personas  que emigran de sus  naciones
 
Lo  demás  con la mayor concentración de inmigrantes son, Arabia Saudita, Rusia, Alemania, Inglaterra, Francia, Australia, Italia, España y Chile, entre otros, porque los inmigrantes están diseminados en todo el planeta.
    
Aunque creemos que en proporción al tamaño de nuestro territorio, nosotros somos los  que   mayor cantidad  albergamos,  sobre todo haitianos y que tal  vez para no alarmar a los  ´´ultranacionalistas´´ del patio, las autoridades  minimizan la cantidad que reside en el país,   la mayoría de ellos  de manera irregular.
 
La presencia haitiana  se aproxima a los dos millones, pues en el país no existe rincón  donde no estén presentes los haitianos y si  bien es cierto que  hay un reducido grupo que lo rechaza, siempre hemos  creído  que aunque se apliquen las leyes migratoria que  nos rigen, los haitianos  también son criaturas  de Dios que tienen el  mismo derecho que  los demás.

Nosotros  no  somos pro-haitianos, porque  lo único que hacemos   es defender sus derechos como seres humanos que son, además la inmigración siempre ha existido desde el comienzo de la humanidad cuando Caín fue expulsado del Paraíso por la muerte de su hermano Abel. Un informe de la Organización Internacional para las Migración (OIM) señala que durante el año 2019 han muerto  514 personas en la ruta migratoria de América, de las cuales 247 han perdido la vida en la frontera entre EE.UU y México.
De   manera directa o indirecta  el inmigrante paga los    impuestos en los países donde se encuentra,    contribuyendo con su  desarrollo,  también  consume, paga vivienda, transporte y otros.  Mientras exista el  mundo habrá inmigrantes,   eso  nadie lo puede dudar  porque   el universo nos pertenece a todos como un mandato de nuestro Sumo Creador.
 

 


 

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba