Comentarios Recientes

0
Fausto García

Fausto García


LA FELICIDAD SIGUE… (1)


  • 23.11.2020 - 12:00 am

“Siempre tengo algo por hacer, pues no tener nada que hacer, es algo por hacer¨. (Fausto García). 

Hay temas sobre los cuales se han invertido toneladas de árboles para papel y miles, sino millones, de barriles de tintas para escribir en torno a los mismos, y de los trillones de ideas que se han entrecruzados en las mentes de los mortales, ni hablar.  Uno de ellos, es la FELICIDAD.  Jesús, el maestro de Nazaret, es para mí, su mayor exponente, en el Sermón de la Montaña (Mt 5, 1-12; 7, 28), denominado por los evangelistas Las bienaventuranzas.  Aunque ellos traducen bienaventurados, sabido es, que felices y dichosos son sinónimos.  Hablar de felicidad, es hablar de paz, donde esta aquella es por esta existe en proporciones mínimas para darle al hombre ese sosiego y tranquilidad que anhela toda alma.

En mi caso, ya he hablado del tema en otras ocasiones. De todo lo que he dicho, lo más importante es, y ahora lo repito, sin querer alabarme, por aquello de que “alábate pato, que mañana te mato”, SOY UN HOMBRE FELIZ. Tan feliz, he repetido, que puedo subirme a la cruz del Monumento a los Héroes de la Restauración, en Santiago, R. D., y gritarlo a todo pulmón, y creo que me faltaría espacio para los decibeles que produciría mi voz.  No es jactancia, soy realmente feliz, y esa alegría, esa paz, esa felicidad no me la da ningún elemento material de este mundo, aunque contribuyan a ella, como mi esposa, mis hijos, mis familias, los amigos, y toda la hermosa y bendita creación, sino que todo parece indicar, que a DIOS se le fue la mano conmigo, pues no sé cuándo ni donde él me sanó o curó emocionalmente, pero lo hizo, lo agradezco y soy feliz.  No recuerdo en mi vida haberme deprimido, no conozco la depresión ni ninguno de sus parientes en primer, segundo o sexto grado, gracias a mi Dios.  De paso estoy a la disposición para hablar o compartir del tema en cualquier escenario. 

Tampoco soy de los que bajan la cabeza o la meten entre las piernas como los perritos el rabo. Una anécdota que nunca olvido, y la relaté no hace mucho, fue un hombre ya maduro, profesional, contra quien actuaba en un proceso por deuda, y estando en mi oficina tratando su caso, me expresó seria y fríamente que estaba deprimido, a lo que yo le contesté de inmediato y sin pensarlo mucho, que UN HOMBRE PROFESIONAL NO SE DEPRIME.  Así titulé un artículo, adelantando que no solo los profesionales lo hacen, sino que esa bendita enfermedad del siglo XX ataca, como el Covid-19 de hoy, a todos sin distinción. Teniendo como característica principal, su complejidad, consistente en que es tan terrible, que al deprimido no se sabe que darle, decía el sacerdote español Ramón Dubert. 

Y hablando de españoles, en esta primera entrega, paso a compartir con ustedes, las sabias palabras, del también sacerdote español, el padre Gregorio Mateu, de la Fundación Felicidad para Todos, con un listado de sus interesantes libros, y quien además es un psicólogo, octogenario, dado y entregado al servicio de los demás desde sus valoradas ocupaciones. Espero les ayuden y que compren también sus libros, todos aquellos, que crean pueden ayudarle. 

 “Me escriben numerosos lectores, amigos y amigas, pidiendo recetas concretas para conseguir la felicidad que tanto ansían los seres humanos. Intento por todos los medios proyectar felicidad a través de sugerencias y estímulos que a mí me han servido de guías para volar por los cielos atractivos de una vida con sentido. Lean, piensen y decidan aquello que les parece mejor para conseguir altas dosis de dicha y convertir este valle de lágrimas en un jardín de sonrisas.

La felicidad es una aproximación. Nuestra vida es obra de nuestros pensamientos. Si tenemos pensamientos felices, seremos dichosos. Si tenemos pensamientos temerosos, tendremos miedo. Si tenemos pensamientos enfermizos, caeremos enfermos. Si pensamos en el fracaso, seguramente fracasaremos. Si nos dedicamos a compadecernos, todo el mundo huirá de nosotros.

 Muéstrate cómo eres, sin complejos. Vales demasiado, por ello intenta dar lo mejor de ti mismo a favor de la sociedad. Sigue tu instinto, dominando siempre tu carácter, encauzando todas tus maravillosas posibilidades, dejando una luminosa estela de luz y de paz  por doquier. Inspírate en las maravillosas riquezas que Dios ha depositado en tu vida. Eres un gran milagro. Deja de sentirte como una víctima propiciatoria. No lamentes, actúa. Haz todo aquello que sabes hacer y sigue caminando con la cabeza bien alta.

 Ama tu trabajo, se fiel a tu tierra, cuida con mimo  tu familia.  Mira la vida desde una nueva perspectiva. Ten curiosidad por todo lo que te rodea. No te aísles de todo el mundo. Vive reconciliado contigo, con los demás, con la naturaleza. Júntate con los que quieres para compartir saludablemente la apasionante aventura de vivir.

 Me pides a menudo ayuda, orientación, apoyo y estímulos para lograr una felicidad asequible. A partir de ahora mismo, puedes encontrar mis libros en AMAZON. Me resulta imposible mandarlos por correo desde mi residencia en Mallorca. Por ahora puedes encontrarlos en AMAZON, poniendo mi nombre y apellidos.

 Y recuerda siempre que ES POSIBLE SER FELIZ. Libros disponibles: - APRENDER RECORDAR Y VIVIR.  (Colección Vocabulario de la vida-1) -         DE PASEO CON LAS PALABRAS.  (Colección:  Vocabulario de la vida-2) -         LAS `PALABRAS, SEMILLAS DE SABIDURIA. (Colección: Vocabulario de la vida-3) -         ADOLESCENTES EN CAMINO HACIA LA FELICIDAD. -         AMANECERES DE UNA FELICIDAD POSIBLE. -         SER FELICES CON LA PALABRA (Vivir en sintonía con la lectura evangélica de la Misa diaria) -         CAMINAR HACIA DIOS CON LA PALABRA. (El Evangelio del domingo a tu alcance) 

 Saben que me tienen siempre a su disposición. Si desean recibir estímulos positivos para meditar y conseguir una vida mejor mándenme su número de WhasAp y estaré en permanente contacto con todos ustedes. P. Gregorio Mateu” (http://felitodos.blogspot.com/)


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba