Comentarios Recientes

0
Ramón E. Durán

Ramón E. Durán


La encrucijada del PLD y el Presidente Medina


  • 11.01.2020 - 12:00 am

Los dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana se ufanaban en afirmar que ese  era el más disciplinado, debido a que  sus problemas internos no transcendían  porque   se dilucidaban a su interior,  convirtiéndolo    en   un partido indivisible que lo hacía ver diferente a    los  demás  del sistema, pero   ese mito se perdió, lo acontecido recientemente no tenemos que repetirlo porque todos lo conocemos. En esa´´ logia´´ la hegemonía   se rompió   y su futuro inmediato parece  incierto.

 No es como se decía  que los peledeista eran  como las conocidas aves que  en el  día vuelan separadas y en la noche duermen juntas. Hay quienes apostaban a que se producirían acuerdos entre  el grupo leonista y el  danilista  como garantía  de  mantenerse unidos y retener el poder más allá del 2020,  pero  los  pronósticos fallaron   porque no sucedió así y hoy la historia se cuenta diferente.

Todo indica que, dividido el partido,   este será su último periodo de gobierno y es  muy probable que  le resulte difícil   regresar aunque  en política cualquier cosa puede suceder. La actual dirección  está haciendo  un esfuerzo para restarle importancia a la salida de Leonel Fernández, así como a los  demás que han renunciado para seguir al ex presidente. 

La diputada Lucia Medina fue más  sincera  cuando señaló que  decir que la salida de Leonel Fernández y otros dirigentes no afecta al PLD, sería mentir.    Funcionarios  como José Ramón Peralta y Monchy Fadul aseguran que el partido ahora está más fuerte  que nunca,  pero esa  manifestación de  optimismo obedece a que existe gran preocupación en las altas esferas del gobierno porque si quedan fuera del poder el futuro no les  depara  nada bueno.

Quizás como consecuencia de la desesperación  Gonzalo Castillo hizo el ridículo en Puerto Plata al garantizar  que ganaran las próximas elecciones presidenciales en la primera vuelta, aseveración   que  solamente la pueden creer los incautos,   que  tantos   abundan   en nuestro país. 

Gonzalo aparenta mejor comerciante que político,  y en el transcurso de la campaña electoral tendrán que llevarlo de las manos con muy buen asesoramiento  porque se va a enfrentar a Leonel Fernández,  un político probado, que aunque tiene mucha cola que pisarle cuenta con el  mérito de haber sido   presidente de la República en tres ocasiones.

Leonel es  un gran  orador con un discurso  capaz de convencer y enardecer a las masas,  carismático y con    poder de convocatoria, virtudes de la que carece Gonzalo Castillo, que  no es potable, pero tampoco sagaz y lo único que le favorece es su perfil de trabajo.

El lenguaje de los políticos hay que saberlo interpretar, pues   en ningún momento pueden  dar señales  de debilidad. El político tiene que mantener en alto  la moral de sus seguidores  sin dejarse  amilanar.  Un día antes de la celebración de las elecciones primarias del 6 de octubre, un simpatizante de  Hipólito Mejía le preguntó qué posibilidades tenia de resultar él triunfador en ese proceso y éste le respondió  con datos y números    que ganaría mucho a  poco.

La denuncia de la periodista Alicia Ortega acerca de los  siete contratos por 11,500 millones de pesos firmados por Gonzalo Castillo en su condición de Ministro de Obras Publicas, entre los meses de abril y septiembre del pasado año 2019,  para la compra de hormigón asfaltico caliente con el objetivo de pavimentar calles en varios puntos del país,   podría restarle simpatía y credibilidad como candidato a la presidencia,    si la oposición sabe aprovechar esa coyuntura   como tema de compaña.  

 Es casi seguro que en lo adelante salgan a la  luz pública  más denuncias involucrando a Gonzalo Castillo en actos dolosos  pues hay    quienes  consideran   que él  debiera de estar sentado en el banquillo de los acusados juntos a los demás encartados  por el escándalo de los  soborno de la Odebrecht en el país.

Los  meses que les  restan por gobernar a Danilo Medina   pueden  resultar cruciales   porque  ya no cuenta con el control total del  congreso  y  con la excepción del préstamo aprobado de 90 millones de dólares  para el remozamiento de la Ciudad Colonial, así como la aprobación del presupuesto general de la nación para el presente año 2020,   es  posible  que otras iniciativas    que envie el ejecutivo   con esos fines tengan dificultades para su aprobación, además de que hay que buscar dinero para la  campaña de Gonzalo, ya que  es con dinero que se ganan las elecciones,  como dinero y más dinero necesitaba  Napoleón Bonaparte para ganar la guerra.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba