Comentarios Recientes

0
Luis Alberto De León Alcántara

Luis Alberto De León Alcántara


La dignidad vendida por la necesidad


  • 06.02.2020 - 12:00 am

Se acercan las elecciones y es la ocasión perfecta para observar cómo los políticos aspirantes a las diferentes responsabilidades públicas salen a hacer sus propagandas. Estos representantes tendrán la obligación y el compromiso de dirigir los destinos de nuestra nación. Serán los que llevarán en sus hombros el legado dejado por Duarte, Sánchez y Mella. También los que resulten electos tendrán la oportunidad de cambiar el panorama, inspirar confianza en las personas y mostrar con hechos y palabras que todavía se puede seguir creyendo en el ser humano. 

En esta realidad política nos encontramos, donde después de muchos reclamos, huelgas y reuniones, al pueblo se le cumple, aunque no necesariamente porque tienen la razón, a veces lo hacen para controlar la opinión pública o simplemente como estrategia política para conseguir votos. El caso más común es el arreglo de carreteras, construcción de casas, terminaciones de canchas, etc., exigidas por los ciudadanos. Lo que llama mucho a la atención de esta actitud de algunos políticos, es que atienden a esos reclamos no en cualquier mes del año, sino justo cuando se aproximan las elecciones para sensibilizar a la gente y venderse como buenos servidores de la Patria.

Por eso creo que es oportuno despertar. Darse cuenta realmente de la clase de políticos que nos rodean, y preguntarnos: ¿quiénes son las personas que nos utilizan?, ¿cuáles son los que verdaderamente hacen su trabajo por vocación y convicción? Pues, es la única forma de crear conciencia, de no repetir la misma historia política en nuestro país. Es una manera real y concreta de avanzar en la democracia y en el desarrollo de una nación para ejercer el voto por aquellas personas que cumplirán sus servicios a favor de la gente, y no por sus intereses personales.

Tenemos que ser astutos y darnos cuenta que las estrategias utilizadas por muchos a través del dinero no pueden ser la vía justificada para elegir una persona para que nos represente en un Ayuntamiento, en una Cámara Legislativa, ni mucho menos como presidente de nuestra Nación, porque si continuamos con la misma práctica de elegir a los que se burlan en nuestra cara, en el fondo, el metamensaje que nos están enviando es este, “por la plata baila el mono”, “quien da más, tendrá más derecho”, “papeleta mató a menudo”, y seguiremos siendo objeto de consumo y no sujeto de participación y transformación en nuestro mundo. 

No podemos seguir cometiendo los mismos errores. En algún momento de la vida hay que avivarse, asumir compromisos, encausar nuevas metas y proyectos. Demostrarle a los que nos engañan, a los que compran la conciencia y la dignidad de los más débiles; a esos que nos traicionan cada cuatro años, que hemos crecido en sabiduría y en madurez humana. Que ya sus ironías, pedanterías y sus faltas de escrúpulos se terminaron, que ya no encontrarán “mona de traquear”, porque la propia vida nos ha enseñado que para ayudar y servir a los demás, no se puede comprar ni vender la propia dignidad humana. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba