Comentarios Recientes

0
Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua


La congestión del tránsito y sus secuelas


  • 23.02.2021 - 12:00 am

En desmedro del privilegio benéfico de la paz y el orden citadino y la cotidianidad habitual, el dilema “viacrucis” del tránsito vial de nuestro Santiago de los caballeros, productor de un congestionamiento traumático, y en ocasiones causante de conflicto y hasta muertes, hasta por simples roses, se convierte lentamente en un desorden , y el mismo es cognitivo a la crisis generalizada  de la pésima gobernabilidad institucional, debido a la ausencia de atención a las prioridades, y el descuido de las autoridades en tomar medidas tan sencillas como reponer las tapas robadas a los alcantarillados, algo denunciado por juntas de vecinos y sindicatos de choferes en Coraasan en múltiples ocasiones.

Con los traumáticos y perturbadores suplicios de la estridencia, y las frustraciones derivadas de taponamientos, así como las retrancas que son para el desarrollo y planes traducidos en una tortura y atraso. Este perturbo crea un óbice para el albedrio y la salud mental, originando muchas veces situaciones conflictivas urbanísticas, convertidas en desesperación y una creciente irritabilidad debido a la impotencia de la inmovilidad. Por la incuria y crecimiento demográfico, como la promiscuidad poblacional, hacinamiento y congestión convertido en tugurios, cañadas, la indiferencia tolerante, nuestra ciudad se está ahogando en la arrabalización. 

El libertinaje y la promiscuidad   son factores que junto a la pobreza, y los vicios, y este elemento de los congestionamientos, mantienen en un limbo al ciudadano.

Se está produciendo una estampida desde adentro hacia afuera de la ciudad, la mayoría de personas acosadas por la estridencia de las lluvias y la horda de jolgorios politiqueros, debido al aumento de la contaminación ambiental y sónica.

Los activos y bienes y raíces de la periferia y los distritos rurales, que bordean la ciudad, se han incrementado asombrosamente debido al éxodo en cuestión  de personas que buscan mejor calidad de vida.Es el caso de la Cordillera Septentrional en donde la magia y la imponencia, se perfila para ellos  como un atractivo mirador, que deslumbra y despierta la curiosidad. En contraste con los tapones  de carros y camiones, y la trampa (ruido, contaminación etc) de nuestra ciudad, la Cordillera se presenta como un paraíso celestial.

El fenómeno en cuestión ha creado el imprevisto de la densa población que se desarrolla en la secciones de Jacagua (distrito Municipal), a niveles que ya esta comunidad se haya fusionado con la ciudad de Santiago de los Caballeros, siendo especie de un barrio más de esa ciudad, en ese tenor se registra una estampida y este éxodo de los ciudadanos hacia Jacagua es por esa contaminación y congestión de las calles. 

El san Benito de la solución sería que el gobierno acelerara los planes de desarrollo urbanísticos como los elevado en diferentes partes tales como  Gurabito Hasta Tres Cruces de Jacagua, Padre de Las Casas en Bartolomé Colon, (pasando por encima de la Sahdala), Continuación del elevado de la misma avenida hasta La Gallera de Buena Vista: Carretera Tamboril Hasta Cruce Tigarga (tapón allí es terrible a cualquier hora), terminar la promesa de un mono-riel para Santiago.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba