Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


La Casa Blanca acelera la transición, cae Trump en su último campo de batalla


  • 25.11.2020 - 12:00 am

Aun con muchas cosas pendientes para cerrar definitivamente el conteo, con el cual será inaugurada una nueva administración demócrata en la Casa Blanca, gran parte del mundo espera ver las siguientes maniobras del Presidente Donald Trump, aun sin reconocer al virtual ganador de las elecciones del 3 de noviembre finalizado. En los Estados Unidos pugnan varias visiones de cuál sería el rumbo a tomar por una nación con fuerte presencia en las diferentes actividades globales; los expertos consideran que estas contradicciones sobre el papel o rol a desempeñar por esta nación constituye un punto de muchísima importancia para los gobernantes, incluso fue la esencia de este último certamen electoral. 

Con un paquete de maniobras legales, algunas ignoradas en las cortes y otras en camino a este mismo destino, el mundo recibe con beneplácito la información de un inicio de transición de mando de los republicanos a los demócratas, sin importar si el controversial y excéntrico presidente actual, Donald Trump reconoce su derrota. 

Los norteamericanos acudieron a las votaciones divididos en dos amplios bandos de creencias: por un lado, estaban aquellos con la idea de recobrar el orgullo norteamericano y, por el otro, quienes se enrolaban con el pensamiento de uno Estados Unidos con la vista puesta en la influencia global, tal como sucedió tiempo después de concluida la II Guerra Mundial.

Los esfuerzos por mantener a este país gravitando hegemónicamente la encarnan los demócratas, opuestos a los nacionalistas, quienes se preocupan por construir un país con fuertes barreras para el comercio y la cooperación.

No se trata tanto, de Donald Trump y sus absurdas iniciativas respecto a los acuerdos comerciales con los países como México, Canadá y los chinos. Para los Europeos, se trata de un  Trump que fue capaz de afectar considerablemente las instituciones europeas y la visión de la  OTAN, a apenas unos cuantos años prácticamente la imagen de Trump,  donde alcanzo peor nivel de aceptación lo fue en los países del Tratado Atlántico Norte (OTAN). 

Estas dos concepciones de como conducir a la nación más poderosa constituye, por supuesto, la materia prima para unos adversarios muy atento a lo que suceda en su interior, incluso, dispuesto a influir si era necesario en la inclinación de los electores. 

Rusia, China e Irán los tres enemigos visibles se inclinaban por diferentes vías para influir en el curso de este proceso, sea cambiando la percepción de los electores o, por el contrario, a través de vías directas para ir tras los votos a favor de aquel candidato menos nocivo a sus intereses.  

La historia apenas empieza a contarse y la miles de historias acumuladas podrían servir de compendio para trazar el curso de nuevas acciones políticas en un país partido mitad a mitad por estas dos visiones del futuro. Los Republicanos impugnaron a través de una batería de abogados los resultados electorales en varios Estados sin resultados promisorios.

Los fracasos legales fueron desde considerar fraudes en el voto popular hasta la emisión de votos luego de concluido el horario establecido para el sufragio; el complejo sistema electoral norteamericano no contempla un Organismo Central que arbitre todo el proceso; se trata de un modelo en el cual cada Estado procura llevar las cosas de manera transparente siguiendo sus propias leyes.

En apariencia las cosas parecen ir calmándose con el pasar de los días y una nación casi al borde de un conflicto empieza a meditar en las causas de las caídas de los imperios: Una revisión pormenorizado arroja evidencia de que las caídas de todos los Imperios dominantes siempre estuvo ligada a un desconocimiento de las reglas de juego entre sus actores, lo cual socavo sus instituciones. Sus líderes culminaron erosionando  estos cimientos hasta culminar prostituyéndose en el manejo de los conflictos y en la continuidad institucional.

Fue el momento del surgimiento de las figuras icónicas –los fuertes- quienes daban confianza a los peligrosos momentos de los vacíos de poder. La fragilidad de las instituciones fue aprovechada por quienes se encontraban en la sombra para pasar a sustituirla, convirtiéndose en las personas de los grupos de poder para salvaguardar los intereses. 

Estas acciones legales emprendidas a tres semanas de haber concluido el proceso y un reconocimiento tarde  de su derrota crea la suspicacia en una franja importante en la zona de influencia de los Estados Unidos, un poco escéptica sobre la capacidad de este país para seguir desempeñando el rol de primera potencia a nivel global.

Nadie ignora la importancia estratégica de Estados Unidos en el comercio mundial y su fortaleza para emprender nuevas acciones en procura de mantener esa hegemonía, sin embargo de un tiempo acá esta capacidad se ha visto cuestionada a lo interno y a lo externo.

Fueron los rusos los primeros en sacar provecho a esta situación con su intromisión en el mismo proceso electoral en cual Donald Trump resulto victorioso en 206, queda por delante saber si los demócratas agraviados por aquellos días irán tras las pruebas y los responsables colocar al descubierto a quienes fueron responsable de esta arritmia histórica protagonizada por los republicanos. 

En ese debate ya brotan como arroyo caribeños los argumentos menospreciando a la Democracia Occidental, la misma con la cual se enfrentó al mundo de la Internacional Obrera y su Manifiesto Comunista, desde el seno de la revolución bolchevique. Esta visión de enroscar a los Estados Unidos en un nacionalismo e ignorar repentinamente sus compromisos a nivel global con un significativo número de naciones aliadas fue también, un argumento utilizado por los demócratas para restar electores a los republicanos. 

Estas dos motivaciones fueron muy bien trabajadas por los estrategas de Joe Biden, hoy camino a la Casa Blanca para emprender un fuerte ataque a los republicanos, más empeñados en la idea de uno Estados Unidos alejados de ese importantísimo rol para trillar nuevos senderos en el Comercio Mundial y sustraerse de los esfuerzos diplomáticos para retornar la tranquilidad, en aquellas naciones cuyos conflictos fueron originados en la escena mundial por la política exterior norteamericana.

Las elecciones de este 3 de noviembre fueron controversiales precisamente por esta convicción de dudas de los republicanos. No fueron capaces de arrastrar a sus aliados a nivel global hacia una nueva concepción dentro de este mundo multipolar, donde varias naciones empiezan a disputarle, incluso hasta la supremacía de su moneda (el dólar) como mecanismo de curso en el intercambio del comercio. Esto explica porque tantos intereses nacionales y globales giraron en torno a estos resultados, alcanzando una repercusión tal que los republicanos recurren a todos tipos de maniobras legales para desconocer la victoria de los demócratas. El excéntrico presidente republicano parece ir reconociendo su caída en su ultimo campo de batalla y se inicia una transición donde los ánimos parecen ir regresando a la normalidad. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba