Comentarios Recientes

0
Felipe de Js. Colón

Felipe de Js. Colón


Jornada Mundial del Enfermo


  • 07.02.2020 - 12:00 am

El próximo martes, 11 de febrero, Su Santidad Francisco, nos ha convocado para celebrar la XXVIII Jornada Mundial del Enfermo, es necesario orar y acompañar a los enfermos.  El tema de este año, es extraído de Mateo 11, 24, y reza así: “Vengan a mí todos los que están  cansados y agobiados”. Usted amable lector se preguntará, ¿Podría estar cansado y agobiado un enfermo? Todo esto indica el camino misterioso de la gracia que se revela a los sencillos y que ofrece alivio a quienes están cansados y fatigados.

Un enfermo puede estar cansado de estar postrado involuntariamente en una cama; agobiado, es decir, rendido, de que los esfuerzos por recuperarse resulten infructuosos. Pero para el que tiene fe, la enfermedad, es una bellísima oportunidad para crecer en la virtud de la esperanza, un espacio inapreciable para evangelizar, un modo involuntario de parecerse a Cristo cuando estaba en la cruz. Les ofrezco un resumen de este valioso mensaje del Romano Pontífice.

Jesús no descarta a nadie:

Al respecto, Francisco subraya que, en esta Jornada Mundial, Jesús dirige una invitación a los enfermos y a los oprimidos, “a los pobres que saben que dependen completamente de Dios y que, heridos por el peso de la prueba, necesitan ser curados” ya que ante la fragilidad, el dolor y la debilidad, “el Hijo de Dios no impone leyes sino que ofrece su misericordia, Jesús mira la humanidad herida”, sin descartar a nadie y lo hace siempre con ternura.

Los enfermos necesitan una curación integral:

Por otra parte, en su mensaje el Pontífice menciona algunas de las formas graves de sufrimiento que padecen millones de personas en todo el mundo: enfermedades incurables y crónicas, patologías psíquicas, las que necesitan rehabilitación o cuidados paliativos, las diversas discapacidades, las enfermedades de la infancia y de la vejez; y pone en guardia sobre la carencia de humanidad que a menudo se percibe en estas circunstancias.

Por eso, Francisco afirma que resulta necesario “personalizar el modo de acercarse al enfermo, añadiendo al curar el cuidar”, en definitiva, amor.

El sustantivo persona está antes que el adjetivo enferma:

Cada intervención de diagnóstico, preventiva, terapéutica, de investigación, cada tratamiento o rehabilitación se dirige a la persona enferma, donde el sustantivo “persona” siempre está antes del adjetivo “enferma”, por lo tanto, que su acción tenga constantemente presente la dignidad y la vida de la persona, sin ceder a actos que lleven a la eutanasia, al suicidio asistido o a poner fin a la vida, ni siquiera cuando el estado de la enfermedad sea irreversible.

No desatender a los enfermos:

En este contexto, el Romano Pontífice hace un llamamiento a las instituciones sanitarias y a los Gobiernos de todos los países del mundo, "a fin de que no desatiendan la justicia social, considerando solamente el aspecto económico que conlleva la enfermedad". 

Finaliza  el mensaje del papa Francisco,  encomendando a la Virgen María, la salud de los enfermos, a todas las personas que están llevando el peso de la enfermedad, así como a sus familias y a los agentes sanitarios.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba