Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


JCE, democracia y elecciones 2020


  • 15.11.2019 - 06:36 pm

¿Cuál es la misión de los miembros de la Junta Central Electoral (JCE)? Quienes conforman al órgano rector del sistema político-electoral dominicano tienen ante la sociedad la responsabilidad de garantizar elecciones transparentes, democráticas y confiables; esa es una tarea patriótica, sin importar si se aplica el voto automatizado o el esquema del conteo manual.

Nadie debe temerle a la tecnología, pues, en la práctica los errores, fallas y debilidades son humanos, lo que implica que el personal que se emplee en los colegios electorales debe sustentar su función en base a su formación y adiestramiento en principios éticos, valores morales, destreza técnica, profesionalidad y el mandato constitucional.

Su compromiso es actuar en base a la Constitución y las leyes adjetivas en materia electoral, por tanto, los integrantes de la JCE no pueden delegar ese deber patriótico ni actuar con soberbia, en especial el presidente del organismo, quien ha mostrado una actitud de confrontación con los actores políticos que se oponen al uso del sufragio automatizado. 

En preciso organizar los comicios municipales, congresuales y presidenciales en apego al orden institucional y una plataforma que asegure resultados fiables, porque así se respetará la voluntad popular y de ese modo preservar la democracia.

Hoy día los miembros de la JCE y las cúpulas de los partidos políticos deben aunar esfuerzos, energías y voluntades en procura de propiciar un proceso electoral pulcro, creíble y democrático para evitar conflictos que se conviertan en amenazas contra la paz y la estabilidad de la nación.

Quienes son responsables de la planificación y montaje  de los comicios que se efectuarán en febrero y mayo del próximo año, deben revisar la crisis que se ha registrado en Bolivia y otros países, como consecuencia de alegados fraudes en las urnas y de ese modo prevenir hechos incontrolables que podrían alterar el orden democrático e institucional.

En la era tecnológica es factible aplicar tecnología de punta y garantizar la eficacia de los cómputos, transmisión efectiva de los resultados, ofrecer informaciones precisas y a tiempo; de esa manera se evitarían situaciones conflictivas que pondrían en peligro la democracia.

Funcionarios de la Junta Central Electoral y dirigentes políticos deben sustituir la prepotencia e insensatez por la colaboración e integración en busca de avalar un desenlace satisfactorio de las votaciones del ejercicio de ciudadanos que cumplen con el deber de acudir a las urnas a elegir a quienes asumirán la dirección de los estamentos del Estado.

Un desafío muy importante es despegar desconfianza y descrédito de las elecciones, porque es imprescindible para conservar y consolidar la democracia representativa y participativa.

Madurez política, raciocinio, amor patrio y vocación democrática deben regular el comportamiento de los actores del sistema político-electoral, porque es la garantía institucional para proteger las conquistas democráticas y avanzar hacia una verdadera democracia en República Dominicana.

Las elecciones antidemocráticas socavan la convivencia pacífica y conducen a los pueblos al caos e inestabilidad; ante esa amenaza hay que respetar el voto, porque es la expresión ciudadana contra las injusticias y por la libertad.

Que se trabaje, entonces, por elecciones confiables para evitar traumas y desasosiego. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba