Comentarios Recientes

0
José Calderón

José Calderón


Innovar requiere un gobierno transformado y transformador


  • 12.01.2021 - 12:00 am

La pandemia nos coloca ante una difícil realidad existencial: adaptarnos para sobrevivir o transformarnos para crecer, pero con mayor capacidad para absorber choques futuros. Recuperarnos simplemente transitando el mismo camino del pasado, profundizaría las grietas creadas por un modelo económico vulnerable, inequitativo e insostenible. Y una transformación hacia una economía más resiliente, inclusiva y sostenible, sólo es posible asumiendo la senda de la innovación, en su sentido amplio de creación de valor.

Es necesario que sea una innovación abierta, colaborativa, multisectorial, multidisciplinaria y que, impulsada por las empresas envuelva a las regiones, pero que mire más allá de la frontera nacional, empoderando a sus actores para ser más competitivos en la arena global. De ahí que el Gobierno es su orquestador natural, proclamando, formulando y ejecutando la Estrategia Nacional de Innovación (ENI), pero también predicando con su propio ejemplo.  

Después del paso de proclamar la ENI, ahora estamos en la fase de su formulación. Una formulación que debe orientar y sustentar el compromiso del transformar y diversificar la economía, con el concurso de toda la ciudadanía. En tal sentido, la formulación de la ENI va a ofrecernos: Dirección: Un mapa de ruta para todos los actores; Músculo: Una estructuración del Sistema Nacional de Innovación (SNI) con las capacidades y factores habilitadores para emprender e innovar; y, finalmente, Cadencia: Un diseño de implementación con un mecanismo dinámico, sistémico, multidisciplinario que aproveche el músculo del SNI para movernos con cadencia en la dirección estraté-gica adoptada.

La perdurabilidad e impacto de la ENI requiere un gobierno frugal y transformador, más allá de su papel indicativo. La transformación de la economía como política de estado, necesita que cada gobierno innove para proveer insumos importantes para los emprendedores e innovadores,  reducir costos y mejorar la calidad de los servicios públicos. Igualmente, debe asumirse una gerencia frugal que busque “hacer más con menos” y libere recursos para emprender e innovar.

Al colocar recursos para emprender e innovar, el Gobierno no debe actuar como un simple proveedor de fondos, sino con criterios de inversionista emprendedor institucional: uno que conoce los ciclos de los emprendedores e innovadores, usa instrumentos no rentistas para estimularlos, comparte los riesgos de sus etapas tempranas, y continúa apoyándolos en su escalamiento, crecimiento y apalancamiento en el mercado.  

Además de criterios claros, un prerrequisito para que los aportes del Estado tengan los impactos esperados, es el fortalecimiento del deficiente sistema de innovación actual, amplificando, integrando y articulando las capacidades de sus propulsores. En tal sentido, asumir que existe una masa crítica de talentos y empresas con probadas rutinas de innovación es un gran supuesto, porque la realidad es que debemos crearla. Es ahí donde la interconexión de los ecosistemas del conocimiento y empresarial debe ser el proyecto clave para generar volumen y flujo constantes de actividades emprendedoras e innovadoras.  

De manera que, ante la disyuntiva de la pandemia, la mejor alternativa es crear bienestar colectivo con una economía impulsada por la innovación, bajo la guía de la ENI y el apoyo de un gobierno transformado y transformador.  

El autor es promotor de los ecosistemas regionales de emprendimientos, productividad e innovación, según propuesta depositada en el Consejo Nacional de Competitividad en enero 8 del 2019, anunciada posteriormente en el discurso presidencial del pasado 27 de febrero del 2019, y enriquecida por líderes e instituciones empresariales de Santiago, desde noviembre 24 del 2016. Dedica este artículo a los miembros del Comité Presidencial de Fomento a la Innovación y su Comité de Innovación. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba