Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Impacto navideño


  • 16.12.2018 - 06:56 pm

El mes de diciembre marca el inicio del clima navideño, el cual a medida que se acerca a la Navidad y el Año Nuevo va modificando el ánimo de la gente, la cual se aleja de las inquietudes cotidianas de la política, para concentrarse en las actividades comerciales propias de la época en preparación de las festividades de fin de año. La genta está en doble sueldo, en compras y en cena de Noche Buena.    
   
El panorama crea prácticamente una tregua en la cotidianidad y la política pasa a un plano secundario. Este período y sus actividades propias acentúan el clima de inmovilidad política y social, el cual, sin embargo, deja un saldo que luce que favorece al poder fáctico, sobre todo el que ejerce el gobierno a quien le toca repartir una gran cantidad de recursos en doble sueldo y regalos navideños, que motorizan el comercio y la economía al finalizar el año.
   
Mientras el gobierno y su grupo de apoyo político emergen como el gran animador de la “fiesta”, la tregua hace ver cada vez más pequeña a la oposición, porque queda como ausente y sin protagonismo alguno. La tregua sirve, entonces, para que se hagan más visibles las debilidades de los líderes de la oposición, que se conforman esencialmente con declaraciones a la prensa sin contenido ni pegada.
   
Por esas razones el fantasma de la reelección parece tomar cuerpo, especialmente en las mentes de los funcionarios que necesitan la “continuidad” en el poder. Y por eso también tiene que ser el propio Presidente, que sobrándole poder fáctico basado en los recursos del Estado, llama la atención a esos funcionarios que en actos públicos hacen loas a favor del mandatario y su repostulación.
   
En conclusión, este período navideño luce que está favoreciendo al poder del gobierno como para “quedarse”, mientras se “achica” la factibilidad de los grupos de la oposición, los cuales se conforman con repetir, sin gran impacto persuasivo, en la necesidad de un “cambio” que por falta de contenido alternativo confirma la vieja máxima de “cambiar para seguir igual”.
   
Ese es el saldo que se percibe al finalizar el año. Cuando entre el 2019, la incertidumbre que caracteriza el panorama político-electoral, comenzará a despejarse y el grupo de gobierno tendrá que tomar su decisión, mientras que la oposición se verá en la obligación de definir finalmente su plan de ataque, que hoy no se percibe.
¡Esperemos, pues, el año 2019 de las definiciones!

Esperanza para el próximo año

La escogencia de los magistrados que completan la matrícula del Tribunal Constitucional por parte del Consejo Nacional de la Magistratura, en gran medida respondió a las exigencias que formulara la Sociedad Civil y sectores empresariales e institucionales, para que se escogieran profesionales probos que garantizaran un TC que siguiera operando en base al derecho y lo establecido por la Constitución.
   
Lo mismo se ha de esperar con la escogencias de los jueces que habrán de completar la Suprema Corte de Justicia, de modo que se puedan sentar las bases institucionales que recuperen la confianza de la población en la Justicia.
¡Qué se fortalezca este pedido!   

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba