Comentarios Recientes

0
José Rafael Almonte

José Rafael Almonte


“Hora de hacer lo que nunca se ha hecho”


  • 23.09.2019 - 07:31 pm

A lo largo de la historia, como “la novela de nunca acabarse”, se convierte en pesadilla para la Republica Dominicana, el cambio de gobierno, periodo tras periodos, salvo cuando se reelige y se queda el mismo Presidente,  que al continuar gobernando vuelve a desempacar sus maletas, las cuales tenía bien llenas,  “por si las moscas”. Lo cierto es que el sabor amargo del saqueo gubernamental, lo estamos saboreando desde nuestros orígenes como Republica. -“Pero yo aquí pensando como quien no quiere las cosas”: ¿Qué tal si se invirtieran los papeles y “se hiciera lo que nunca se ha hecho”?- Es historia conocida el déficit Fiscal eterno, que nos dejan los gobiernos, los cuales nunca han sido en benéfico de la población, sino, más bien, para llenarle los bolsillos a los corruptos, beneficiados estos con la inexistencia de “Tipificación Penal” para este delito en nuestro sistema de justicia. Los que viven de la política y conocen bien a la sociedad dominicana, saben de sobra que el dominicano solo tiene memoria para recordar como terminan las cosas –y más las malas- sin importar que duren cincuenta años siendo “buenas” y a los 51 terminan mal, y viceversa. ¡Y para muestra un clic!, basta recordar el gobierno del ex presidente Hipólito Mejía: muy pocos pueden negar que sus dos primeros años fueron de gran estabilidad económica, no así sus últimos dos años, los cuales fueron catastrófico – y que a mi entender- le costaron políticamente hablando, -no soy politólogo- un “divorcio por incompatibilidad de caracteres gubernamental del poder, en el que su sentencia adquirió la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada”. Otros más recientes, “tienen el agua puesta, aunque rujan duro”,  pues tampoco terminaron bien. Entonces, partiendo de esta premisa, creo que el gobierno de Danilo Medina, tiene la oportunidad de cerrar con “broche de oro”, poniendo en práctica la última parte de su lema de campaña que lo llevo al poder: “hacer lo que nunca se ha hecho”. Señor Presidente, ¿usted quiere hacer lo que nunca se hecho y casarse con la gloria? Trabaje para “bajar la temperatura del termómetro anímico de la sociedad dominicana”: Baje los precios de los combustibles y mayormente el Gas Licuado de Petróleo al mínimo. -Con esto mantendrá contenta a la población-;  reduzca al máximo los apagones –y se evitara muchas maldiciones, pues este calor “saca de quicio a cualquiera”-; baje los precios de la canasta familiar a cuanto le sea posible –pues como dirían en el campo: “barriga harta, corazón contento”; deje aprobado un significativo aumento del presupuesto a la salud, tal y como lo ha hecho con la educación, ya que tanto una como la otra, son los pilares del desarrollo de una sociedad, pues sin salud y educación, una sociedad se convierte en  una carga para el Estado; baje el precio de los materiales de construcción, -con esto dejará dinamizada la economía, pues construir en estos momentos, con la funda de cemento a *325 pesos*, la varilla a por encima de los Dos mil pesos, es casi un sueño para la clase empobrecida verse con un techo. De todos modos, ya estamos acostumbrados a los “déficit Fiscales”, la gran variante ahora, sería que en vez de irse a los bolsillos de los corruptos, es el pueblo quien va a percibir los beneficios. ¿Qué impacto tendría esta acción suya, señor Presidente,  tanto en el ámbito político como en la sociedad dominicana? Que pondría en una posición envidiable a “su gallo de pelea” para el 2020, contra cualquier contrincante; pero también, -como dicen por ahí: “no le dejaría el horno para galleticas” a cualquier “ de los suyos” ni mucho menos, a cualquier contrincante que lograra ganar la contienda electoral, ya sea del adversario interno o externo; y usted, en lo personal: quedaría grabado, como dicen las sagradas escrituras: “con cincel de hierro, con punta de diamante” sobre la tabla del corazón de los dominicanos, como el mejor presidente que hemos tenido. ¿Por qué? Porque quien llegue al poder, tendrá necesariamente, para poder sostener tal déficit, que aumentar los precios de todos los productos que usted dejó a buen costo, lo que provocará, sin dudas, un estallido social que fácilmente desembocará en un indeseado “golpe de Estado”, y usted, -señor Presidente- pasará a ser “el deseado de todas las gentes”. De no ser así, y “hacer lo que siempre se ha hecho”, esto lo dejaría en la misma posición que todos lo que han pasado por esa silla presidencial. ¡Recuerde, el dominicano olvida como se comienza, no como se termina!
   
Nota: El autor de este artículo no es politólogo ni analista político, es simplemente un ciudadano inquieto por el bienestar de esta sociedad que tan maltratada ha sido por quienes la han gobernado.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba