Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


Hacia donde vamos


  • 21.10.2019 - 06:43 pm

Violencia a todos los niveles estremece a la humanidad, constantes denuncias sobre dramas familiares, muertes, suicidios, son capítulos de un mismo libro cuyas páginas ya no soportan más horror.
   
Violaciones, incestos, adulterio, espionaje a alto nivel, las tan nombradas “chapiadoras”, nombre odioso que ofende y denigra, políticos revueltos mostrando su peor cara.
   
Estamos perdiendo la perspectiva de los valores que antes influían en la salud moral de la familia, la humanidad está chocando contra una muralla en la que no parece tener cabida la sensatez.
   
Noticias alarmantes sobre una violencia de la que nadie escapa, de cuyas garras podemos ser víctimas, tal es la magnitud de esa onda expansiva.
   
En esta “era” del Internet son incontables los adelantos recibidos en base a tecnologías que tiempos ha, no nos hubiéramos atrevido a imaginar, es innegable que para la ciencia y la vida en general, internet ha sido el gran descubrimiento.
   
Pero nos estamos desmadrando, se nos sale de entre manos, porque a la par de ser la gran enciclopedia, es además un canal abierto en el que dependiendo del interés de cada uno, se encuentra el bien y el mal.
   
Estamos recibiendo en nuestra propia casa, un instructor aventajado en pericia sexual, en asaltos, tramas para matar, violar, robar y un largo etcétera.
  
 Las series llegan bajo una aureola de fama de la que pocos escapan, familias enteras que no ponen la debida restricción porque eso ya no se usa, está desfasado que los padres prohíban a los hijos menores ver escenas de sexo o crimen.  
   
Bajo esa alternativa complaciente, adultos, niños y adolescentes son transportados a ciclos ilimitados ya que, cuando se están viviendo emociones al rojo vivo, la opción de parar no es alternativa.
   
En la mayoría de los hogares se tiene acceso al famoso “cable” y a compañías internacionales que tienen en su lista, lo más nuevo en todo, las técnicas más depuradas e inimaginables en lo que a violencia y sexo se refiere.
   
La mente es vulnerable, estamos careciendo de los valores que décadas atrás se inculcaban en la casa y la escuela, hemos sido testigos de la caída de la iglesia católica amenazada por cientos de escándalos de pederastia.
   
Todas estas circunstancias nos dejan a la deriva en un declive  en el que las instituciones que deberían velar por el retorno a un sistema de vida más correcta, brillan por su ausencia.
   
Nos estamos perdiendo en medio de un laberinto, mareados de ver y escuchar desde lejos amenazas y pleitos de instituciones y personas, cada uno pugnando por sus intereses y nadie dice nada, iglesias, asociaciones, clubes, gobierno… …
   
A veces se tiene la sensación de que el mundo se ha desintegrado y flotamos en una galaxia desconocida, está llegando el día en que cerraremos los ojos para no ser testigos de un Apocalipsis que se está gestando en toda la humanidad.



Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba