Comentarios Recientes

0
Rafael A. Escotto

Rafael A. Escotto


Gonzalo y Luis: premio a la solidaridad


  • 27.04.2020 - 12:00 am

“No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos.” Papa Francisco

Nos recuerda el ex activista cristiano, líder del Movimiento de los Derechos Civiles y quien recibió de manera postuma la Medalla Presidencial de la Libertad y la Medalla de oro del Congreso de los Estados Unidos, que «Debemos aprender a vivir juntos como hermanos o vamos a perecer juntos como tontos.» Esta frase del «Mártir de Memphis» sintetiza formidablemente el alcance del sustantivo solidaridad.

También expresó Malcolm X, asesinado siendo ministro y portavoz nacional de la Nación del Islam, que  «cuando se reemplaza el «yo» por el «nosotros, incluso la enfermedad se convierte en bienestar.»

Acomodarnos en palabras como estas para hipócritamente edificarle gratitudes a las almas nobles que tienden hospitales de socorros y ponen a disposición aviones, equipos médicos y ayudan a ciudadanos varados en aeropuertos internacionales, no solo son actos de hermandad, en ellos encontramos la palabra de Dios cuando dijo: “Abrirás tu mano a tu hermano, al necesitado y al pobre en tu tierra.”

!Cuántas manos rebosantes no obstante encogidas hay en este país y en el mundo que no dejan que su luz brille ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras! Muchas ¿verdad? Pués ha llegado el momento para glorificar al Padre que está en los cielos. 

La epidemia del coronavirus reclama solidaridad, pero no te presente comerciante importador a las aduanas o a los puertos y aeropuestos a que te rebajen tasas sacándole en cara al Gobierno lo que supuestamente donaste voluntariamente a algún necesitado. Recuerda que trabajando debe ayudar a los débiles, como dijo Jesús: «Más bienaventurado es dar que recibir.»

Quiero ofrecer mi humilde reconocimiento a los candidatos Gonzalo Castillo (PLD) y Luís Abinader (PRM) por tanto despliegue de generosidad y por haberse despojado de lo mucho o de lo poco que tienen para tratar de salvar vidas y tender puentes espirituales para unir ciudadanos y corazones desalentados.

Algunos podrían aparecer como los necios que difaman, de los que habla la Biblia, que desean desacreditar estas ayudas pretendiendo imputarselas al momento político y no a la pandemia ni a la hidalguia de bien de estos dos caballeros de la política.

Otro, más vehemente en los asuntos políticos quiere usar la pandemia para  tratar de buscarle los tres piés al gato, con el único propósito de tentar la paciencia de la Junta Central Electoral (JCE), con el riesgo de irritarle impropiamente e intentar con sus puyas herir no a Gonzalo Castillo ni a Danilo Medina, sino a quien es aparentemente su objetivo político a mediano plazo: Luis Abinader Corona.

Pero no vamos a dejarnos atraer por los hechizantes gorjeos de la politica perversa. Estamos tratando de enaltecer el gesto de dos políticos jovenes en tiempo de coronavirus que sí tienen futuro para gobernar el país en cualquier momento con el apoyo del pueblo dominicano sincero.  

Los dos no se han dejado arrastrar por las emociones impulsivas de quienes en forma desaforada, en uno y otro campo del quehacer  politico, desearian que esos humanos esfuerzos de Luis y de Gonzalo no se hicieran para aprovechar el impacto del virus en la sociedad y hacer activismo politico con el sufrimiento de un pueblo que clama el apoyo de sus mejores lideres sociales y políticos.

Séneca nos advierte en medio de esta epidemia que: «No hay bien alguno que no nos deleite si no lo compartimos». Eso es precisamente lo que estan haciendo los futuros presidentes de este país, Luis Abinader y Gonzalo Castillo. 

Sugiero que Gonzalo Castillo y Luis Abinader se tomen fotos juntos, con sus mascarillas y guates puestos, en un gesto de cordialidad y de participación conjunta, en presencia de toda la prensa nacional y extranjera acredita en el país, lo que enviaría un mensaje altamemnte positivo a la ciudadania de este  país y del mundo en momentos que otras naciones dividen sus fuerzas haciendo más lejano y menos efectivo el combate contra un enemigo poderoso e invisible como el coronavirus.

El pueblo sabio esta observando el carácter de ambos jovenes politicos y empresarios privados y se está diciendo asi mismo, como dijera una vez el actor estadounisdense Emile Hirsh: “La felicidad solo es real cuando se comparte.”


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba