Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Gobierno y Odebrecht


  • 07.10.2020 - 12:00 am

El Gobierno dominicano ha anunciado su disposición a romper los contratos sobre obras de infraestructura que conviniera con la multinacional brasileña Odebrecht, luego de que ésta confesara sobre los ilícitos que cometiera, violando las normas internacionales del comercio mundial.

Esa delincuencia económica impulsada por la corrupción de los sistemas económicos, mereció de la Justicia americana una sentencia que condenó a la multinacional al pago de una multa de miles de millones de dólares y a otras sanciones que posteriormente la llevaron a la quiebra y a sus propietarios y funcionarios a la cárcel en su propio Brasil.

En ese momento el Gobierno dominicano, como otros gobiernos el continente, debió aprovechar la Ley de Contrataciones, cuyas clausulas autorizan al gobierno a romper los contratos con la Odebrecht por haber violado la Ley y cometido el pecado de la corrupción, pagando sobornos, sobreva­luando las obras y financiando campañas electorales, todos ilícitos penados por la Ley local e internacional.    

Pero el gobierno pasado en vez de actuar en consecuencia y romper con la Odebecht, le tendió la mano acordando un protocolo que ha operado como un manto de impunidad, que al final tampoco la empresa cumplió.

El nuevo gobierno podría consolidar el favor de la opinión pública nacional y del exterior, si encamina sus pasos con firmeza para hacer realidad el anuncio de la ruptura de los contratos con una empresa delincuente que operaba según dictámenes del lucro y violando el marco jurídico nacional e internacional.    

¡Qué se rompa con la Odebrecht y se haga justicia!

Advertencia del Papa

En su reciente encíclica el Papa Francisco señala que la pandemia del Covid ha puesto en evidencia el fracaso del sistema económico capitalista, al tiempo de advertir que no todo se resuelve con “libre comercio”.

El Covid ha descubierto las serias debilidades que tiene una economía institucionalizada mediante la organización del mercado y en su lugar manifiesta la necesidad de una economía humanizada que tenga como norte la economía para la vida y no para el lucro y la acumulación de riqueza que solo enfatizan en el consumismo despojado de valores.

Ese régimen económico solo produce pobreza, desigualdad y a la vez riqueza para  las minorías, al tiempo que ha puesto en riesgo la vida humana y del planeta mismo con el calentamiento global, que son las consecuencias negativas más dramáticas de la economía capitalista, dinamizada por los intereses particulares que emergen y predominan en la competencia por los mercados.

La reflexión papal invita a repensar los estilos de vida y las sociedades ante la fragilidad de los sistemas económicos mundiales, puesta en evidencia con la pandemia y que demuestra que “no todo se resuelve con libre mercado”, al tiempo que se manifiesta la “necesidad de rehabilitar una sana política que no esté sometida al dictamen de las finanzas”.

En conclusión, el Papa invita al gobierno global a repensar la economía mundial y orientarla hacia un nuevo estilo de vida, fundamentado en los valores y condiciones para la vida. 

¡Aprendamos, pues, la lección que deja la pandemia! 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba