Comentarios Recientes

0
Ramón Cáceres Almonte

Ramón Cáceres Almonte


Este Inmenso Universo


  • 28.10.2020 - 12:00 am

La vastedad y edad del Universo  hace que los seres humanos se devanen los sesos tratando de entenderlo…por miles de años vivimos con la idea geocéntrica pensando que el terruño en donde vivíamos lo era todo, que las estrellas eran puntos luminosos en una última esfera transparente, de las muchas que Eudoxio de Gnido-siglos antes de Cristo- creara para dar una de las primeras  teorías  cosmológicas sobre este Universo.

Desde los griegos hasta el Renacimiento, unos dos mil años más en el futuro, nadie presentó otra idea que destronara la idea de  las esferas concéntricas y el geocentrismo…hasta que en 1543, luego de su muerte, se presenta la Teoría Heliocéntrica de Nicolás Copérnico en donde se explica que no es la Tierra sino el Sol, el supuesto centro.

Pero, ese bloque de planetas en nuestro Sistema Solar, con esos puntos brillantes que se entendió con el transcurrir del tiempo que eran otros lejano soles, y que llamamos estrellas, no se pudo entender a plenitud de que no era  el todo, que no había una infinitud de estrellas hacia cualquier lugar aportando luz lentamente a este mundo a un supuesto observador. Una de las primeras personas en buscar una respuesta a este asunto fue el médico  y astrónomo alemán Heinrich Wilhelm Olbers (11 oct. 1758 al 2 de marzo 1840) en 1823, con su famosa paradoja de Olbers: 

Él decía que: “en un universo estático e infinito, el cielo nocturno debería ser totalmente brillante y sin ninguna región oscura”. Esta afirmación se base en el hecho de que, a medida que la luz viaja por el universo, si las estrellas son infinitas tal y como se deduce de un universo infinito, al final cualquier región del cielo observable terminaría en un espacio ocupado por una estrella, lo que haría que desde la Tierra el cielo se observase completamente brillante en todas direcciones….el cielo es oscuro en la noche, lógicamente, o sea que esta paradoja de por sí traía una respuesta de que vivíamos en un Universo limitado…pero hasta dónde..

Previo a esto, a mediado y finales de los años 1700: Charles Messier (26 de junio de 1730-París, 12 de abril de 1817), astrónomo y caza-cometas francés, había hecho un catálogo de ciertos  “objetos” del cielo en donde habían como especie de manchas, u objetos opacos y brillantes, que llamó “nebulosas”, que como veremos, resultaron ser lejanas galaxias, o sea los bloques constructores mayúsculos del Universo.

En 1875  nace Vesto Slipher en los Estados Unidos, murió en 1969-mismo año –recuerdo- se acuña termino Hoyo Negro-, y en los años 1911 y 1912, él  descubre, mediante estudios espectroscópicos, que esas nebulosas catalogadas por Messier en su álbum, presentaban un corrimiento hacia el rojo en sus líneas espectrales, indicio de que se alejaban…10 años menor en edad ya que nace en 1885, llega al mundo  quien sería el gran astrofísico norteamericano Harlow  Shapley-murió en 1972….este y un tal  Heber Doust Curtis-(27 junio 1872, muere 9 enero 1942)-, se enfrascaron en los años 1920 en una acalorada discusión sobre estas nebulosas, en el sentido de que uno(Curtis), decía que eran parte del Universo y el otro que no, que eran componentes de nuestra Galaxia única… Curtis tener razón, nuestro Universo no era esta gran y única Galaxia llamada Vía Láctea, sino que era esta una más del monto, y no era el centro, aparte de eso, esta pobre Tierra quedaba arrinconada en un rincón de la misma, destronando más aún ese lugar cimero especial supuesto de la humanidad.

El honor de demostrarlo quedó relegado para final de esa década en manos de un ex boxeador y militar convertido a astrónomo llamado Edwin Powell Hubble (1889-1953), publicando sus conclusiones  de lo que es la   expansión del Universo en todo sentido-Ley de expansión de Hubble-, y confundiendo mucho más la especie pensante -hasta ahora- de este  inexplicable Universo. El Universo se expande y tiene un borde llamado Borde del Universo Observable, pero si usted pudiera ir allí, encontraría que hay otro a igual distancia de la anterior posición suya…lo que pasa es sencillamente, que nuestro Universo se expande una tasa cada vez mayor en la medida que se aleja del observador, y cuando llega a un diámetro de 94 mil millones de años luz, los objetos son incapaces de enviarnos sus radiaciones, por lo cual ya no son visibles para nosotros.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba