Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


Estados Unidos mira a Irán Nuevamente


  • 17.09.2019 - 07:37 pm

Aunque sumergido en ese lejano e enigmático mundo de los servicios de inteligencia negando cualquier responsabilidad o vinculación con los ataques a  dos de las principales refinerías de Arabia Sauditas, por parte de un comando de diez drones, las principales autoridades del régimen islamista de Irán se preparan para cualquier embestida, sea a través de la liberación de la producción de la reservas de petróleo de los Estados Unidos o  través de cualquier ataque frontal contra objetivos militares, dado el alto nivel de tensión que desde hace meses se vienen suscitando entre ambas naciones.
   
Irán permanece en la escena internacional desde aquellos días en que los Estados Unidos debió abandonar el país, donde a través de un programa de desarrollo nuclear, emprendió una especie de la occidentalización del país, auspiciando un gran número de proyectos, con los cuales el extinto presidente el Sah de Irán emprendía la modernización de un país muy complejo en lo cultural y  geográfico.
   
El sah, con el apoyo de los Estados Unidos y el Reino Unido empezó la modernización de la industria del país, y al mismo tiempo eliminó toda oposición a su régimen con la ayuda de la agencia de Inteligencia SAVAK.

“El descontento popular estalló en enero de 1978 con manifestaciones en contra del sah. El Sah huyó de Irán en enero de 1979, al tiempo que Ruhollah Jomeini volvía del exilio. Irán se convirtió en República islámica el 1 de abril de ese mismo año”.
   
Irán, conocida oficialmente como Republica Islámica de Irán, también reconocida en el mundo occidente como Persia suple el 10% de la producción mundial de petróleo.
Se trata de un gigante, no árabe, cuya lengua mayoritaria es el farsi. Su tamaño es superior a la suma combinada de Francia, Alemania y Reyno Unido, sin embargo, mientras la población de estos tres países alcanza los 200 millones de habitantes, los 78 millones de Irán se diluye en un conjunto de accidentadas cadenas montañosas, donde conviven diversos grupos étnicos, pocos conectados y con lenguas distintas.
   
Grandes desiertos y las planicies saladas del interior de Irán no están hechas para el ser humano, colocando a este país en una posición ventajosa y así evitar cualquier invasión militar o tentativa de ataque terrestre.
   
Su diversidad étnica les ha permitido a las autoridades de Teherán, su capital, disponer de un servicio de inteligencia eficaz, logrando que la minoría que gobierna el país disponga de un control estricto dentro de los otomanos, árabes, kurdos y demás minorías, siendo por demás el farsi, una lengua totalmente distinta y con pocos elementos en común para estas poblaciones, sumergidas en la pobreza, a consecuencia de la corrupción.
   
En los días de gobierno del Sah los Estados Unidos empezó a desarrollar un programa de enriquecimiento de uranio, con mira la producción de energía, sin la posibilidad de llegar a la construcción de una bomba nuclear.
   
A su salida como consecuencia de la Revolución Islámica, la cual dio al traste con la subida al poder de los ayatola, los Estados Unidos empezó a mirar con recelo su decisión de transformar totalmente este proyecto nuclear.

A partir del  2002, el presidente estadounidense George W. Bush incluyó a Irán en el llamado eje del mal, aludiendo que, según él, es un estado que apoya el terrorismo. La sospecha que el programa nuclear iraní pueda tener fines militares ha llevado a un enfrentamiento entre Irán y los países occidentales.
   
A partir de entonces los incidentes entre occidente e Irán están continuamente en las noticias: El escándalo Irán Contras; secuestros de aviones y negociaciones del acuerdo nuclear; inspecciones de sus instalaciones; “hakeo”  y ataques informáticos; en fin, los persas se encuentran a la cabeza de la denominada “Guerra Fría” del oriente, en franca disputa con su contraparte los saudíes.

Mientras la Republica Islamita de Irán afianza su credo chiitas, sus adversarios se fundamentan en su fe sunitas; fue por ello que en el 2016 Arabia Saudita conmociono al mundo, al ejecutar cuarenta y siete prisioneros de origen chiitas, en un solo día, ahondando así  las diferencias entre estas dos países.
   
De igual manera, el temor que alberga Israel de que este país alcance finalmente mente el artefacto nuclear, lo conduce a llevar a cabo operaciones orientadas a retrasar su objetivo de enriquecer el uranio 96, a los niveles requeridos para ser utilizados con fines militares.

En los momentos actuales el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump no escapa a la crisis producida en el Golfo de Ormuz, una estrecha franja, de apenas 44 kilómetros, por la cual transita todo el petróleo de este país con destino a las industrializadas economías de occidente. 

Recientemente continuo el dialogo con Teherán tipificando su política como la del “palo” y la “zanahoria”, evidenciando que aún no dispone de una visión clara de lo sucedido con el comando de los 10 drones y los ataques a las refinerías saudíes.
   
También, justificó la salida John Bolton, Secretario de Estado de Defensa,  de la Casa Blanca bajo el argumento de que este se había pasado de “Las Rayas”, considerando tener serias diferencias sobre dos temas cruciales, el caso de la situación en  Venezuela y en Irán, ambos de suma importancia para Washington.
   
Estas enrarecidas condiciones políticas podrían disparar los precios del barril de petróleo en los mercados, poniendo así fin, a la estabilidad de los carburantes y colocando de nuevo a las economías débiles entre la espada y la pared.  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba