Comentarios Recientes

0
Fundación Autismo en Marcha

Fundación Autismo en Marcha


Es obvio (2 de 2)


  • 28.01.2020 - 12:00 am

La única forma en que aprenda es crear para él lo que necesita: una terapia integral hecha a su medida y una familia con ganas de afrontar un gran reto, rodeada de profesionales capacitados, y también con muchísimo humor para sobrellevar todo el proceso terapéutico con naturalidad.

Piensen por un momento qué ocurriría si al niño asmático sólo lo protegieran del clima frío y no lo nebulizaran y medicaran. Qué ocurriría con la niña que no aprende a caminar y sólo usara las botas cuando va a la terapia física y el resto del día tuviera que arrastrarse detrás de su familia o quedarse sentada en cualquier lugar. Qué ocurriría con los niños o niñas con síndrome de Down si no se les exigiera tanto par que logren aprender.

La respuesta es obvia, ¿Verdad? Pues la única forma en que un niño o una niña con Autismo aprenda todo lo que puede aprender, es que su madre y su padre se armen de agendas, tarjetas con imágenes, historias sociales, juegos de habilidades, trampolines, colchonetas y todo lo que sea necesario. 

Para el Autismo no hay una receta, hay muchas, y les corresponde a las familias informarse y formarse para poder acercarse a ese niño y enseñarle qué es el mundo y cómo debe relacionarse con él. Igual que lo harían con un hijo sin Autismo, claro está. ¿Por qué entonces ha de ser diferente la tarea de los padres y las madres? Suen­a agobiante, pero no lo es. Lo agobiante es tener un niño que, como no entiende, suele gritar, hacer berrinches, correr como un torbellino o no moverse por horas porque está fascinado haciendo girar las ruedas de su carrito. Cuando ese niño o niña va aprendiendo, todo el esfuerzo vale la pena. Y la buena noticia es que llega un momento en que los padres y las madres se olvidan de la vida que habían imaginado con su hijo antes de que naciera, ahora tienen una vida nueva, ni mejor ni peor, una nueva dinámica familiar necesaria para que su hijo sea feliz.

Una familia que tiene un hijo con Trastorno del Espectro del Autismo debe ser el apoyo y el refuerzo para todos sus miembros, debe crear un hogar sin obstáculos para un niño con capacidades diferentes. Los padres y madres, los hermanos, los abuelos, los tíos y los amigos de los niños con Autismo han de aprender a vivir con naturalidad una vida familiar peculiar, una vida llena de imágenes, signos y estructuras, llena de situaciones que requieren una reflexión, de planificación, de métodos y técnicas de comunicación. Una “terapia integral” que les hará la vida más fácil a todos y que nuestros niños con TEA necesitan para aprender a vivir con alegría en este mundo.

TEMAS RELACIONADOS


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba