Comentarios Recientes

0
Maximiliano Taveras

Maximiliano Taveras


En el 177º aniversario de la Independencia Nacional (2 de 2)


  • 26.02.2021 - 12:00 am

Fue favorable para los trinitarios la llegada al país del Pbro. Gaspar Hernández en julio de 1839, Peruano que se había ordenado en Puerto Rico en 1830. Fundaron la sociedad La Filantrópica, colaborando en ella el Pbro. Hernández el cual dirigía la parroquia de San Carlos donde hizo contacto con Duarte, dictando clases de historia universal, filosofía, teología, dogmática y moral.

Para el año de 1840, los haitianos sospechaban que había un movimiento secreto en Santo Domingo, evidentemente de conspiración contra el poder haitiano. Con el propósito de encubrir sus actividades, los trinitarios fundaron una nueva sociedad de aparente carácter cultural llamada La Dramática. Nueve (9) fueron los co-fundadores, los mismos de “La Trinitaria”. Era una especie de ateneo que se identificaba con el lema: “Paz, Unión y Amistad”.

Las obras que se representaron fueron seleccionadas por Duarte que había traído “Roma Libre”, del italiano Victorio Alfieri. Los esfuerzos de La Dramática gozaban de amplias simpatías entre los dominicanos, menos en los afrancesados o entre los indiferentes que peyorativamente, llamaban a los trinitarios filorios por llevar estos una flor llamada filoria o jazmín de malavar.

En 1843, cae la dictadura de Jean Pierre Boyer, gracias a la revolución dirigida por Charles Herard Ainé en Praslín el 26 de Enero. Otras ciudades se unieron y Boyer renunció. Se hizo cargo de la situación el Gral. Henoi Etienne Desgrotte, quien como primera medida instaló la Junta Popular de Santo Domingo el 29 de Marzo de 1843, integrada por Juan Pablo Duarte y otros trinitarios, con los haitianos Alcius Ponthieux y Jean Baptiste Marín. El 16 de Enero de 1844, los dominicanos en número de 156, se reunieron y redactaron un manifiesto de los pueblos de la parte del Este de la Isla Española o de Santo Domingo, sobre la causa de su separación de la República Haitiana, documento que fue copiado a mano en cuatro (4) ejemplares, que se distribuyeron en las cuatro (4) provincias del país. El documento fundamental de nuestra independencia, bajo la autoría de Don Tomás Bobadilla y Briones, habló de reivindicaciones, de derechos, de libertades, de no sangre ni odios ni venganza.

El 4 de febrero de 1844, se recibe una carta dirigida a Doña Manuela Díez Vda. Duarte y a sus hijos, escrita desde Curazao por Juan Pablo Duarte, solicitando vender la herencia dejada por su padre, con cuyo producto ofrendarlos en aras de la patria.

La independencia era para entonces algo inevitable; ya en el mes de febrero todo estaba preparado. En la noche del 24 de febrero hubo una reunión urgente en la residencia de Sánchez, director del Movimiento donde se ultimaron los detalles.

El punto de reunión en la noche del 27 de febrero fue la puerta de La Misericordia donde, para sorpresa inquietante, había menos conjurados que los que se esperaba. En aquel momento, algunos vacilaron, pero el gran decidido que era Ramón Matías Mella, disparó al aire su trabuco. El disparo puso a los haitianos en sobre aviso y los revolucionarios se dirigieron a la Puerta del Conde, cuyo Comandante el dominicano Martin Girón, teniente del Ejército Haitiano, la entregó, pues era de los conjurados.

Francisco del Rosario Sánchez, izaba la Bandera Dominicana hacia el tope, declarando a la República Dominicana libre de toda potencia extranjera.

El 15 de marzo, el Gral. Juan Pablo Duarte, Presidente de La Trinitaria, con sus amigos Juan Alejandrino Pina y Juan Isidro Pérez, llegan a Santo Domingo, exiliados desde Curazao. Una gran multitud lo recibe con entusiasmo. 

El Arzobispo Metropolitano y unos cuantos sacerdotes se unieron a la comitiva El Arzobispo lo era Monseñor De Portes Infante, el cual lo abraza y le dice “Salvé, Padre de la Patria”.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba